elEconomista.es

Para Lopetegui, dejar de entrenar al Madrid no es el fin del mundo: tiene otra casa en la que refugiarse (y 18 millones de euros)

28/10/2018 - 17:35

Julen Lopetegui (Asteasu, 1966) es ante todo un gran teórico del fútbol, con buena fama entre los profesionales, que destacan su entrega y conocimiento del vestuario. Dos días antes del comienzo del Mundial fue desterrado de la concentración de España. En el Real Madrid, en apenas cuatro meses, ha batido el récord histórico de tiempo sin marcar y, tras el epílogo del 5-1 en Barcelona, ha sido defenestrado. Pero Lopetegui tiene una vida más allá del Bernabéu y del clásico, que perdió por un estrepitoso 5-1. Por si acaso, y por si alguien siente pena por Julen, que sepan que el Real Madrid se verá obligado a abonar una indemnización millonaria al técnico vasco: tiene firmados tres años de contrato, a razón de seis millones de euros netos por temporada.

Muy discreto en su vida personal, este hijo de un levantador de piedras, no posee grandes propiedades pero sí tiene familia numerosa. Aún con la resaca del clásico entre Barcelona y Real Madrid que le ha rematado, este hombre que tomó las riendas del primer equipo del Real Madrid tiene al menos ocho razones para presumir: sus ocho apellidos vascos. Y también su duradero matrimonio con Rosa, la hermana de Juan José Maqueda. Por no hablar de los 18 millones de euros que, salvo acuerdo con Florentino, Julen se va a llevar por haberla pifiado, aunque hay quien cree que la culpa no ha sido suya.                    

Julen nació en la pequeña localidad de Asteasu (Gipuzkoa), donde su padre, José Antonio, era muy conocido gracias al levantamiento de piedras. Aguirre II, su nombre de guerra, era una celebridad por su fuerza sobrehumana y todavía recibe la visita de los suyos en el pueblo, donde también vive el resto de la familia Lopetegui.

Empezó como portero fueron en el patio del colegio de los marianistas de San Sebastián y en la cantera de la Real Sociedad. Pertenece a ese selecto grupo de jugadores que puede presumir de haber pertenecido al Real Madrid y al Barcelona. Su mejor momento como futbolista coincidió también con su mejor momento personal, cuando se casó con Rosa Sánchez Maqueda, hermana del exfutbolista del Real Madrid Juan José Maqueda (entrenador del egipcio Itihad Sakandari).

Él los presentó en 1989 y desde entonces no se han separado. Con Rosa ha formado una familia numerosa: tieen tres hijos: dos chicos, de 23 y 18 años, y una niña de 15. No es muy dado a sacar a los suyos en las revistas. Antes de partir al mundial de Rusia sí le vimos con los suyos: las cámaras fueron testigos del emovionado abrazo que Julen les dio a su mujer y a uno de sus tres hijos, que llevaba muletas.

La única vez que Lopetegui emigró fue cuando le fichó el Oporto, en 2014. Entonces, Rosa y los pequeños se mudaron con él a Portugal. El mayor continuó con sus estudios de Económicas en la Universidad de Swansea (Gales). Ahora ya están todos de vuelta en Madrid, aunque tal vez ahora tengan que volver a mudarse.

Lopetegui compró hace diez años una casa con terraza en Ibiza donde se relaja en familia los veranos. Rosa es administradora de una empresa que apenas tiene actividad, Depor-Tegui, radicada en San Sebastián. Según ha podido saber Informalia, antes de fichar por el Real Madrid ya tenía un activo cercano a los cuatro millones de euros.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 2

#1
29-10-2018 / 12:55
SEBA
Puntuación 17   A Favor   En Contra

una ofensa a la gente q trabaja .. sin contar q su actitud frente a la seleccion Española fue una verguenza y bien echado .

#2
29-10-2018 / 22:02
jesus
Puntuación 6   A Favor   En Contra

si lo ha hecho por dinero pues pagan los socios del Madrid que al fin y al cabo si el que los dirige quiere regaalar su dinero pues muy bien hecho. Pero lo que hizo con la selcciómn española es una marranada y una falta de considereación y respeto consentido por el Dios en la tierra D. Florentino y por Lopetegui y en deporte no todo vale el ejmplo del vil negocio que se deja a nuestros jovenes es triste maquinas de hacer dinero que los reparten como quieren en este autentico circo romano de enanos mentales


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.