Actualidad

La Reina Sofía pasa de Alfonso Díez: en la boda del hijo del duque de Alba ni se crurazon

Sabemos que en la boda del hijo del actual duque de Alba, doña Sofía vio de lejos al viudo de Cayetana y no quiso confianzas con este depredador de señoras maduras. Que no se engañe el ex funcionario de la Seguridad Social. Doña Sofía no es la Duquesa, que gustaba de tener un hombre siempre a su lado. Nuestra impecable reina ve venir desde la distancia ciertas cosas.

Hola

Después de la solemnidad de los Premios Princesa de Asturias y los impactantes modelos de la reina en su tierra natal, Letizia y sus hijas vivieron en Madrid "una tarde de chicas", término acuñado por Hola para identificar aquella actividad referida a amigas que se van de compras o de viaje, excluyendo de la escapada a novios, amigos, etc.  (Es posible que haya reportajes llamados "tarde de chicos" cuando por ejemplo el Rey sale con sus íntimos, pero esta semana no hemos visto ninguno). El caso es que el paseo de la reina, Leonor y Sofía es la antítesis de aquel otro que también ocupó la portada de Hola en otra ocasión. Era un sábado por la mañana y en ausencia del Rey, que andaba por algún sitio de viaje oficial, la reina y sus hijas, se enfundaron en unas gorras caladas hasta los ojos, bufandas que tapaban el resto de la cara y recorrieron el centro de Madrid con ese disfraz para ocultarse de la gente. Les llovieron las críticas. Madonna o Jennifer López pueden disfrazarse para escapar de autógrafos y selfies de admiradores exaltados, pero la reina y la heredera se deben a la curiosidad del pueblo. Y encima las pillaron. Esta vez las fotos no eran robadas, o no lo parece, y el paseo no era de incógnito. Madre e hijas, y la abuela Rocasolano, fueron al Teatro Real para ver un ballet, en lugar de llevarlas al musical Anastasia que pega más para la princesa Leonor y la infanta Sofía. Pero como las niñas practican ballet, y las educan en música clásica, tiene su lógica. En cambio a Letizia la veíamos hasta hace bien poco aplaudiendo el rock alternativo con sus amigas plebeyas. ¿Veremos Leonor y a Sofía en el próximo concierto de los Rolling Stones?

Por el contrario, como ya contamos en Informalia hace dos semanas, Carla Vigo, la sobrina carnal de la reina, hija de Érika, la hermana fallecida trágicamente, se ha hecho visible al cumplir la mayoría de edad. Estudia para actriz, está matriculada en Bellas Artes, se divierte haciendo street dance, va de voluntaria a la India y defiende los derechos del colectivo LGTB. Aunque Letizia la cuida mucho, la chica va por libre.

El cáncer está de moda en las revistas del corazón. Cuando no es Terelu, es Marisa Jara. Ahora Ana Rosa también desvela que padeció la enfermedad hace años aunque fue cogida a tiempo y quedó en la intimidad familiar. Sara Carbonero no iba a ser menos y también cuenta que tuvo un tumor, afortunadamente benigno. Todo sea por difundir para bien que esta enfermedad hay que vigilarla antes de que llegue. Y destruirla.

En contraste con noticias sombrías, Carla Goyanes anuncia que espera su tercer hijo. Y lo hace el mismo día que sale la revista y el mismo día que se presenta como madrina de una marca de ropa. Las casualidades no existen.

Lecturas

El reportero Gustavo González podria haber ido demasiado lejos en su afán informativo sobre el mundo de los famosos y supuestamente echó mano de un policía para conseguir información. Él no niega y dice en Informalia que está más enfadado que preocupado. Pero tranquilos, parece que no se trata del ex comisario Villarejo. Sus colegas le van a hacer la vida imposible cuando se descubra a quién se supone que estaba espiando. El periodismo es una profesión de riesgo, nunca mejor dicho.

Pilar Eyre habla en su columna de la desolación de Alfonso Díez, viudo de la duquesa de Alba, porque se supone que la reina doña Sofía no quiere más tratos con el duque consorte, desesperado por reencontrarse con la reina, con la que en un evento internacional tuvo un breve encuentro amistoso.

Semana

Para Raquel Mosquera no fue suficiente el cambio para mejor que supuso su estancia en Supervivientes. La viuda de Pedro Carrasco (el padre de Rocíito) ha pasado por el taller, como decía don Juan Carlos cuando iba camino del quirófano, y se ha hecho unos arreglitos estupendos: subida de pechos, barriga, muslos y piernas afinadas. La peluquera cuenta que ha puesto una tienda de complementos contigua a su salón de belleza. Lista Raquel, que se define a sí misma como un rabo de lagartija, y anuncia que a sus 49 años se va a hacer influencer. Seguidoras no le faltarán.

También estrena cirugía Chabelita Pantoja, un pequeño retoque en la curva de la nariz, que era de tipo andino, propia de indígenas peruanos. Ahora su perfil es recto. Esta vez Chabelita cuenta con la aprobación de su madre, que en tiempos de su matrimonio con Paquirri se la hizo arreglar en Venezuela y el resultado fue un tanto desastroso.

Diez Minutos

La confesión de Ana Rosa, ocho años después de padecer cáncer de mama, sorprendió a todos los espectadores de su programa, ya que la periodista sólo comunicó el diagnóstico a su marido y poco más. Ana Rosa desveló su enfermedad, por fortuna ya superada, al mismo tiempo que el fiscal revocaba la decisión del juez, que dejó al marido de la presentadora sin medidas provisionales. Juan Muñoz no puede salir de España sin permiso y debe presentarse en comisaria o juzgado cada 15 días. Sus tratos con las cloacas de Villarejo le han pasado factura de nuevo.

Sobre el sorprendente duelo entre Miguel Bosé y su ex Nacho Palau, la revista destaca que la forma en que los niños de uno y otro están inscritos en el Registro Civil, fundamental para que los jueces determinen si deben vivir juntos de nuevo, si es que son legalmente hermanos. Un lío monumental del que son víctimas esos pequeños que han vivido juntos ocho años como una familia, ahora desintegrada por Bosé.

Richard Gere ha revolucionado Sevilla y alrededores, donde rueda una serie para la BBC. Al actor no le acompaña su esposa Alejandra Silva, que espera un hijo para principios de año.

Victoria de Marichalar ha tenido la suerte de vivir una adolescencia normal, comiendo esos chuches, helados y donuts que les están terminantemente prohibidos a Leonor y Sofía. Victoria Federica ha llegado a su mayoría de edad este año sin sobresaltos y con naturalidad. Se ha puesto su primer maquillaje, viste casual, chic, con ropa de Mango y Zara y está monísima con poca cosa. A Victoria le gustan los toros y los toreros. En las fotos  aparece acariciando la cara de Gonzalo Caballero poco antes de la corrida de Chichón. Victoria es nieta de reyes como sus primas pero es libre. Somos incapaces de imaginar a Leonor de Borbón, dándole un beso al torero de sus sueños antes de salir a la arena, aunque sea de amigo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin