elEconomista.es

Meghan Markle cambia su falda atrevida de lino por la elegancia azul Klein de Safiyaa

23/10/2018 - 12:18

Meghan Markle triunfó en la noche del lunes después de la polémica de su abertura de falda mostrando pierna. La gala a la que acudió después nos permite descubrir su primer vestido de gala premamá, un diseño muy elegante en el que marca más que nunca hasta ahora su tripita de embarazada.

Firmado por Safiyaa, largo de color azul Klein y con capa (1.241 euros), estaba impecable en la cena de Estado ofrecida por las autoridades de Fiyi para dar la bienvenida al país a los diques de Sussex, en representación de la Reina de Inglaterra. La melena suelta recogida por detrás de las orejas dejaba a la vista unos largos pendientes que, junto a su irresistible sonrisa, conquistaron a todo el mundo.

Las Islas Fiyi fueron colonia británica durante 96 años y obtuvieron la independencia en 1970. Localizadas cerca de Australia, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, Nueva Caledonia, Samoa, Tuvalu e Islas Salomón, fueron colonia británica desde  1874. La independencia fue concedida en 1970, aunque la Reina Isabel II y abuela de Harry siguió reinando en el país. Sin embargo, en 1987, tras un golpe de Estado, se promulgó la República, que se mantiene hasta hoy.

Su vestido de lino (de Reformation) es sin duda el más arriesgado que le hemos visto a la actriz de Suits sobre todo por la abertura de la falda. Si en otra noticia informábamos de sus gestos de mamá, en los que se llevaba su mano a la tripa repetidamente, lo más fotografiado después ha sido la pierna de la mujer del príncipe.

Tal vez han sido las temperaturas tropicales de aquellas latitudes las que han bajado el listón de la formalidad de su dress code èro lo cierto es que la imagen está siendo muy comentada en Australia.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.