Actualidad

Meghan Markle y el príncipe Harry se saltan el protocolo y protagonizan esta insólita imagen

Felices, sonrientes, ataviados con flores y rodeados de surferos, así han pasado los duques de Sussex la cuarta jornada de su viaje en Bondi Beach, Sydney, Australia. Allí han participado en un evento grupal con los miembros de la organización mental local One Wave, que lleva a cabo actividades al aire libre como el surf para combatir los problemas psicológicos.

Meghan Markle (37) estaba espléndida con un vestido largo muy veraniego en color marrón chocolate con rayas blancas y camel, firmado por Martin Grant y cuyo precio alcanza los 1.200 euros. Además, lo ha combinado con unas alpargatas 'made in Spain', concretamente de la marca Castañer, que tienen un precio de 90 euros. Una vez más, la duquesa ha presumido de joyas minimalistas y ha estrenado una medalla en forma de lágrima de Adina Reyter. 

Numerosos curiosos se acercaron a la playa a felicitar a la pareja por la reciente noticia de su paternidad. Meghan y Harry lucieron los collares de flores típicos de la zona y se mostraron muy cariñosos, cogidos de la mano en todo momento.

La próxima parada la hará solo el príncipe: los juegos Invictus Games. Se trata de una competición en la que participarán los heridos e inválidos de guerra con la que Harry está muy vinculado desde hace años.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin