elEconomista.es

¿Un teléfono móvil para la princesa Leonor es tan peligroso como Froilán con el arma?

17/10/2018 - 17:41

Alfonso Arús afirmaba este miércoles en laSexta que "los reyes no quieren regalarle el iPhone a Leonor por su cumpleaños porque dicen que hay peligro en las redes sociales".

Su compañero de programa en Arusytis, El Sevilla, no tardó en comentar el asunto, señalando a los eméritos ("abuelos que malcrían a los niños") como posibles y potenciales compradores del capricho que al parecer se le niega a la nieta heredera. "¿Qué pasa si a doña Sofía le envía el iPhone X, y a la niña le da por ver a su madre cuando presentaba el telediario o a su abuelo cuando cazaba elefantes?", se preguntaba el humorista, no sin antes meter en el fregado al primo de la princesa de Asturias, el hijo de doña Elena y Jaime de Marichalar: "Más peligroso fue regalarle en su día una escopeta a su primo Froilán", decía El Sevilla, recordando uno de los terribles sucesos protagonizados por el hermano de Victoria Federica antes de que sentara la cabeza o le acusaran de llamar 'hijos de puta' a los políticos de izquierdas. Mucho peor fue lo del tiro en el pie.


Recordemos que el nieto mayor de don Juan Carlos fue ingresado en la clínica Quirón de Madrid, tras el accidente. Froilán se encontraba con su padre realizando ejercicios de tiro en el patio de la finca familiar de Garrejo en Garray (Soria) cuando en un descuido se le disparó la escopeta, un arma de pequeño calibre, según informaron entonces fuentes de la Casa del Rey. El adolescente tenía entonces la edad de su prima ahora (13 años cumple Leonor el 31 de este mes), pero utilizaba una escopeta prohibida a los menores de 14.

Que sepamos, los móviles no están prohibidos a los menores de 14 pero posiblemente los padres de la princesa de Asturias creen que el teléfono y lo que implica puede hacerle más daño a la heredera que la bala que atravesó el pie del pobre Froilán.

Todo el mundo sabe que la princesa parece más sensata que su primo mayor, y además está equipada con el Toisón de Oro. Pero aun así sus padres entienden que, dada la dimensión pública e institucional de la adolescente, poner en sus manos un aparato capaz de mandar fotos, participar en redes, foros y otras travesuras tecnológicas puede no ser buena idea. Y probablemente muchos padres entiendan la medida que anuncia Alfonso Arús. Eso sí, habrá un momento, cuando se considere que la madurez de la sucesora de Felipe VI es suficiente, en el que sería impensable que no tuviera un móvil a su disposición bajo su responsabilidad.

No es de extrañar el pánico de Letizia a estos aparatos. Aún colean las consecuencias de la famosa conversación, vía mensajes de texto, que la Reina mantuvo con Javier López Madrid, y cuya transcripción apareció en un sumario por orden de un juez que vigilaba al empresario de OHL, compañero de yoga de doña Letizia e íntimo amigo de Felipe. Y la reina ya había cumplido los 40 cuando llamó "Merdé" a un medio de comunicación, entre otras lindezas que escribió y aparecen en un sumario hecho público, gracias al cual se popularizó el cariñoso apelativo con el que la mujer del jefe del Estado llamaba a su colega de yoga: Compiyogui. Pero no le iban a prohibir el teléfono a la Reina, claro. 







Comentarios 0