elEconomista.es

Esther Doña no se habla con ninguno de los hijos de su marido, Carlos Falcó

16/10/2018 - 14:51

Si los hijos mayores del Carlos Falcó, Manolo, Xandra y Tamara tienen escasa o nula relación con Esther Doña, tercera esposa del marqués de Griñón, los dos menores, Duarte y Aldana, que aceptaron relativamente tranquilos el nuevo matrimonio de su padre, han roto todo trato con la guapa malagueña, 42 años más joven que su marido que cumple 82.

Duarte convivió durante un tiempo con su padre y la ex modelo en el palacio de El Rincón, residencia de los marqueses y hasta apareció en una foto navideña de familia en la que estaban también los padres de Esther. Pero algo ocurrió entre la madrastra y el joven Duarte, hijo del segundo matrimonio del marqués, con Fátima de la Cierva. Del enfrentamiento no tenemos detalles pero sabemos que obligó a Duarte a irse del palacio de su padre y regresar a Madrid para vivir entre la casa de su madre y la de su abuela, Imelda Moreno Arteaga, marquesa de Poza y descendiente del duque del Infantado.

En los premios Escaparate, celebrados hace dos semanas en Sevilla, eran padrinos de honor los marqueses de Griñón. Y alguien que compartía su mesa cuenta a Informalia que ante el comentario de que Duarte Falcó pasaría más tarde a tomar una copa, Esther Doña manifestó en voz alta su desagrado, ante la posible presencia del hijo menor de su marido.

La situación es tensa y afecta también a su hermana menor, Aldara, de 19 años, que ha estado practicando alemán un año en Múnich y es una excelente estudiante, además de muy guapa, con gran parecido a su media hermana Tamara.

Cuando Aldara regresó de Alemania y fue a pasar unos días al palacio de El Rincón, se encontró con que su habitación estaba ocupada por Marián Morales, la madre de Esther Doña y que de allí se habían sacado sus cosas personales sin ningún miramiento. La suegra del marqués pasa largas temporadas en El Rincón, disfrutando cuando escucha a los miembros del servicio dirigirse a su hija como 'señora marquesa'.

Cuando Aldara comprobó que había sido desalojada de la que había sido su habitación desde que era niña se sintió muy dolida y más cuando Esther Doña arremetió contra ella y su padre, que intentaba apaciguar los ánimos, aunque sin embargo no defendió los derechos de su hija con la energía que Aldara esperaba.

Carlos Falcó se ha quedado solo con su  esposa y la familia malagueña de Esther: "Me siento feliz de haber conocido a la familia de Esther. Los Doña son un ejemplo de familia unida que encarna los valores de Andalucía y su cultura milenaria",  dijo en 2016 a la revista Hola, el día que tuvo su primer contacto con ellos en Málaga.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0