elEconomista.es

Melania Trump sobre su marido: "Le doy mis consejos y él hace siempre lo que quiere"

13/10/2018 - 11:49

La Primera Dama, consorte del presidente de los Estados Unidos más polémico de la historia ha hablado. Melania Trump (nacida en Novo Mesto, actual Eslovenia, antigua Yugoslavia, 26 de abril de 1970), la tercera esposa del hombre más poderoso de la Tierra se ha ido a Kenia y ha hablado en exclusiva para la cadena ABC, un medio especialmente crítico con su marido.

Ella misma no está exenta de polémicas, aunque no tantas como las que cada día protagoniza su esposo. Por ejemplo, tenemos la de la famosa cazadora que llevaba escrito en mayúsculas en las espalda I really don't care, do u? (A mí no me importa, ¿a ti?) cuando visitó en McAllen (Texas) a las familias separadas en la frontera, un gesto que llevó a muchos a preguntarse si no le importaba el sufrimiento de los emigrantes o si por el contrario se trataba de un mensaje contra su marido. "Era un mensaje para los medios de izquierdas que me atacan y quería mostrarles que no me importaban las críticas", dijo en la entrevista.

Dice que lo que menos le gusta de ser primera dama son "las cosas que dice la gente sobre que no estoy feliz en la Casa Blanca, que ni siquiera vivo allí, que me siento miserable en mi matrimonio o que no estoy al corriente de nada".

Sobre los rumores de divorcio, preguntada directamente sobre si ama a su marido, contestó: "Sí. Estamos bien. Lo que los medios especulan y rumorean no siempre es cierto".  Y además dijo que apoyaba a Donald para lograr el segundo mandato: "Creo que está haciendo un trabajo increíble para esta nación y quiero que la gente Estados Unidos tenga éxito. Así que cualquier cosa que él decida yo la apoyaré", sentenció.

Melania tiene cierto sentido del humor y por ejemplo cuando le preguntaron por sus amigos, dijo que en Washington prefiere ser cauta. "Si quieres tener amigos en Washington, cómprate un perro", bromeó recuperando la famosa frase de Harry Truman, antecesor de su marido en la Casa Blanca. Retratada como una mujer solitaria, afirmó en televisión que cuenta con "el mismo grupo de amigos que antes" y aclaró que prefiere calidad que cantidad: "Tengo un grupo pequeño de amigos. Mantengo contactos con ellos por teléfono y mensajes de texto", dijo.

Melania sin embargo no tuvo el valor de entrar al trapo en cuestiones más delicadas como el acoso sexual, las infidelidades o el escándalo de la actriz porno Stormy Daniels, que se ha paseado por los platós describiendo el pene de su marido, literalmente. "No es esta una preocupación que esté entre mis prioridades. Soy madre y primera dama y tengo cosas más importantes de las que preocuparme", dijo, esquivando como pudo las balas. "Soy la primera dama pero también soy madre y esposa, así que guardo algunos pensamientos privados para mí. Mejor lo dejamos aquí", rogó sutil a su interlocutor.

Sobre su posición respecto del movimiento #METOO, declaró como no podía ser de otra manera que apoya a las mujeres. "Tienen que ser escuchadas", pero corrigió ,peligrosamente: "En algunas ocasiones las mujeres han ido demasiado lejos. Si alguien está acusando a alguien, estás diciendo que es culpable sin presunción de inocencia. No creo en eso", matizó, escorando su discurso claramente hacia la teoría de las denuncias falsas.

Respecto de la influencia que ejerce sobre su marido, y por tanto en la política nacional y mundial, admite que le dice "en quién puede confiar y en quién no" y admite que hay gente que trabaja para él en la que no confía, "y algunos de ellos ya no trabajan para él", sentenció. Otro aspecto de la influencia de la Primera Dama sobre su esposo fue cuando hablaron del tema de su comentada y más que polémica visita a la frontera: "Era inaceptable para mí ver a hijos y padres separados. Era descorazonador. Reaccioné con mi propia voz, fui a la frontera y colaboré con los policías fronterizos", explicó. Pero ese viaje, recordemos, fue para muchos un enfrentamiento frontal contra las políticas de su marido. "Le dije en casa que era inaceptable y él sintió lo mismo", y reveló que ésa fue la razón por la que el presidente dio marcha atrás. No obstante, tuvo que admitir que no siempre le hace caso en todo. "Ya me gustaría… Le doy mis consejos y opiniones y él hace lo que quiere", remató con resignación.







Comentarios 3

#1
13-10-2018 / 13:22
Puntuación 3   A Favor   En Contra

Que sabemos el resto de los moltales de las interioridades de la alcoba conyugal del pollo amarillo, presidente de los USA.

Si lo aguanta, por algo será.

El puede hacerse de una becaria cuando quiera, como el Clinton.

Parece ser que el poder y el dinero tapa todo lo negativo.

#2
13-10-2018 / 17:27
Puntuación 0   A Favor   En Contra

Con el dinero que él tiene tendrá un sin fin de ofertas de modelos cada vez que sale

#3
14-10-2018 / 17:04
Carlos
Puntuación 0   A Favor   En Contra

Que una modelo guapísima se case con un bruto y arrogante multimillonario solo tiene una explicación. Espero que el instituto de la mujer de Andalucía y el gobierno hiperfeminista del figurin Sánchez nos de su versión de semejante fenómeno. Adelanto que yo tengo la mía....