Actualidad

El 'sí, quiero' de Eugenia de York y Jack Brooksbank, paso a paso

La emotiva ceremonia de la hija pequeña del príncipe Andres y Sarah Ferguson, que se ha casado este 12 de octubre en la Capilla de San Jorge del Castillo de Windsor ante 850 invitados.

A 11:25 han hecho su entrada por el Porche Galileo los miembros de la Familia Windsor con los condes de Wessex encabezando la comitiva. Después, los hermanos Petter y Zara Phillips con sus parejas, la princesa Ana con Timothy Laurence y Lady Sarah Chatto con sus hijos, solteros de oro de la monarquía británica.

Pero la locura de gritos al estilo fans llegó cuando aparecieron los coches oficiales de los duques de Cambridge y los duques de Sussex. Meghan de azul, igual que las ex de Harry, Cressida Bonas y Chelsy Davy. Kate eligió un frambuesa oscuro para la boda de la prima de su marido. Después llegaron los padres de Jack Brooksbank, recibidos por David Conner, Decano de Windsor.

Jack Brooksbank llegó acompañado de su hermano Thomas, que ejerce de padrino. Jack Brooksbank, tras ocho años de noviazgo, vivía su espera más emocionante. El empresario de 32 años dijo en broma que estaba "aterrorizado".

Beatriz de York y Sarah Ferguson, hermana y la madre de la novia, han hecho su entrada juntas. Sarah, histriónica como siempre, saludó e hizo su número con los fans. Sarah estaba encantada de volver a ser alteza real por un rato, ya que no lo es desde su divorcio del príncipe Andrés.

Faltaban cinco minutos para las once de la mañana (hora local), cuando Andrés y Jack llegaban al altar. Eugenia estaba sonriente. Ceremonia breve con un lenguaje muyformal, votos tradicionales:

"Jack, ¿aceptas a esta mujer como tu legítima esposa, para vivir juntos de acuerdo con la Ley de Dios en el estado del Santo Matrimonio? ¿La amarás, la consolarás, la honrarás, la protegerás en la salud y en la enfermedad? ¿Renunciado a todo los demás, estando a su lado mientras viváis?", preguntaba el Decano. "I will", respondía Jack, un "sí, quiero" en toda regla que Eugenia repetía palabra por palabra, esta vez con un solo "sí, quiero".

El intercambio de votos producía a continuación, después de que el príncipe Andrés entregara la mano de su hija. "Yo, Jack Christopher Stamp te tomo a ti, Eugenia Victoria Elena, como legítima esposa a partir de este día y en adelante sosteniendo esta unión en lo bueno y en lo malo, en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad, para amarte y cuidarte hasta que la muerte nos separe, de acuerdo con la Santa Ley de Dios. Y por eso me entrego a ti". La Princesa repite a continuación y entonces llega la bendición del anillo, tal y como dicta la tradición, con una pizca de oro galés cortesía de la Reina.

"Con este anillo yo te desposo, con mi cuerpo yo te honro, y comparto contigo mis bienes terrenales en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén", ha dicho Jack quien, como el principe Guillermo, no va a llevar anillo de casado. Lo que luce, en el meñique, es un signet ring, el anillo con forma de sello destinado a lucir iniciales, monogramas u otro tipo de emblemas.

Después, el decano ha unido sus manos: "Lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre". Tras las esperadas palabras "yo les declaro marido y mujer", el Decano une sus manos y se ha escuchado el Ave María de Bach en la voz del tenor italiano Andrea Boccelli, acompañado por la orquesta dirigida por Carlo Bernini.

La princesa Beatriz, hermana de la novia, ha ocupado un espacio destacado, por eso, tras la Carta del Apostol San Pablo a los Coloneses que ha leído Charles Brooksbank, Beatriz se ha dirigido al púlpito y ha leído un fragmento de El gran Gastby, la novela escrita en 1925 por Scott Fitzgerald. El fotógrafo elegido oficial por los novios ha sido Alex Bramall, el que inmortalizó a Eugenia en el año 2016 para Harper's Bazaar.

Tras la bendición final, la nieta de la Reina de Inglaterra, ya convertida en Señora de Jack Brooksbank, se ha retirado junto a su marido para el momento de la firma. Finalmente, ha sonado el Dios salve a la Reina.

Eugenia ha confiado finalmente en Peter Pilotto y Christopher De Vos, que fundaron la firma británica Peter Pilotto en 2007. La página web de la firma asegura que los creadores se han inspirado en otros vestidos de novia de la realeza, y la princesa ha estado colaborando en el diseño.

La princesa lleva la diadema Greville Emerald Kokoshnik, prestada por su abuela, la Reina Isabel II. Boucheron hizo la tiara para la señora Greville en 1919 en el estilo de moda kokoshnik, muy popular en la corte de los zares. La diadema está realizada con diamantes talla rosa engastados en platino, con seis esmeraldas a cada lado. La señora Greville legó la tiara a la reina Isabel en 1942. Asimismo, la princesa Eugenia lleva unos pendientes de diamantes y esmeraldas que son un regalo del novio.

Invitados

Las bodas de Kate Middleton y Meghan Markle fueron sin duda más mediáticas, sobre todo porque sus maridos son los príncipes Guillermo y Harry. Pero ésta ha supuesto una auténtica pasarela fashion.

La supermodelo Noami Campbell, la más espectacular.

Los abuelos suman casi 200 años y están en plena forma.

La tía de Eugenia, la princesa Ana, más Ana que nunca.

El cantante James Blunt

Cara Delevingne, la más elegante, marcando tendencia

El tío Charles, sin Camilla, de cacería en Escocia.

Cressida Bonas, actriz, modelo y niña bien

La actriz Demi Moore, en burdeos, y contra el viento.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin