elEconomista.es

El duque de Alba sentó a Alicia Koplowitz a su lado en la mesa de honor, y otros detalles de la boda de los Alba que nadie te ha contado

7/10/2018 - 23:32

No estaban todos los que se esperaban y en cambio hubo invitados sorpresa. La gran aristocracia europea que anunciaban algunos medios no hizo acto de presencia. Y es lógico: Fernando y Sofía son jóvenes, sus amigos están en la sociedad madrileña y sevillana, no en los rancios salones de Escocia.

Tampoco Sofía contó con su padre Fernando Palazuelo para llevarla al altar. No hay buena relación entre el arquitecto afincado en Chile y su familia española. Fue uno de sus hijos quien hizo de padrino de su hermana. Pero la aparición de la reina doña Sofía confirmó la cercanía que existió siempre entre la madre de Felipe VI y la duquesa De Alba, ya desde su llegada a España procedente de Grecia. Los monarcas reinantes y sus consortes no suelen asistir a bodas de compromiso pero doña Sofía es ya la reina emérita y su calendario personal no está sujeto a protocolo.

Doña Sofía, vestida con un conjunto verde de vestido y abrigo, muy favorecedor, fue recibida por el duque de Alba a su llegada al palacio de la calle de la Princesa y ya en el interior de los jardines abrazó con mucho afecto a Eugenia Martínez de Irujo, vestida de rojo por Lorenzo Caprile. Luego posó con los recién casados en uno de los salones donde cuelgan las obras de arte de la fabulosa colección de Liria.

Jaime de Marichalar también saludó con mucho afecto a su suegra doña Sofía, de quien es muy cercano, y con quien está en contacto a menudo. Aunque aunque está fuera de las fotos oficiales desde su divorcio de la infanta Elena, tiene muy buena relación con los Alba, más allá de la relación de pandilla de Froilán con su Cayetana Rivera Martínez de Irujo.

Muchos de los 400 invitados hicieron fotos y vídeos con sus móviles pero en ninguna de esas imágenes hemos visto a Tana Rivera, que sin embargo posó con su madre en redes sociales.

Los otros nietos de la duquesa Cayetana y sus parejas también se fotografiaron y estuvieron con sus parejas. Cayetano Martínez de Irujo fue acompañado de su novia Bárbara Mitjans. Alfonso Díez llevó un elegante chaqué gris. El viudo de la duquesa tiene buen trato y frecuente con el duque actual. No nos consta que se saludara con la reina Sofía.

También está siendo difícil encontrar una foto de Alicia Koplowitz, íntima del duque De Alba, con quien mantuvo una relación hace años, que ahora nos cuentan que han retomado. ¿Saldrá de esta boda del joven Fernando, el futuro duque, el esperado compromiso de Carlos y la multimillonaria financiera, marquesa Del Real Socorro?

A su llegada a Liria, Alicia fue recibida por Carlos Fitz James Stuart y sabemos que se sentó en la mesa de honor, junto al duque De Alba, compartiendo mesa con Simeón y Margarita de Bulgaria, Fernando Falcó, marqués de Cubas, Fernando Almansa, ex jefe de la Casa el Rey, la princesa Ana de Francia, Simeón y Margarita de Bulgaria, Tessa de Baviera, Diego Alcázar y el sacerdote Sánchez Dalp, que casó a los novios como en su día ofició la boda de la duquesa y Alfonso Díez, y la de Cayetano y Genoveva. La mesa de honor llevaba el nombre de Tiziano. Todas fueron bautizadas con los nombres de artistas cuyas obras cuelgan en Liria o están ligadas a la Casa de Alba.

No faltaron políticos que aunque están fuera del cargo, tienen título nobiliario. Desde Esperanza Aguirre a Iñigo Méndez de Vigo y otro ex ministro, García Margallo.

Las redes sociales y las revistas analizan con lupa los estilismos de las invitados e invitadas, pero sólo unas pocas reciben las mejores calificaciones, Como Blanca Suelves , duquesa de Albuquerque, Sonsoles Díez de Rivera, Alejandra Rojas, prometida de Beltrán Cavero y futura sobrina polìtica de Esperanza Aguirre, PIlar Medina Sidonia, la modelo Alejandra Domínguez, novia desde hace meses de Enrique Solís, hijo de Carmen Tello y primo hermano de Fernando Fitz James Stuart Solís. Por cierto, la madrina de la boda, Matilde Solís, lució elegante y con muy buena presencia .

No acertaron en sus modelos, ni Esther Doña, con traje verde, triste y aburrido,  ni Ágatha Ruiz de la Prada y su hija Cósima, llamando la atención como siempre con looks más provocativos que elegantes .

La mejor de todas las damas de Liria fue la novia, por supuesto. Bien aconsejada por su tía y diseñadora del traje, Sofía Palazuelo desde este sábado duquesa de Huéscar, dio una lección de sobriedad con un vestido elegante y sencillo, como ella misma, sin las joyas ostentosas del tesoro de la Casa De Alba. Cuando empezó la fiesta, Sofía no se cambió de vestido como suelen hacer las novias de las exclusivas de Hola. Sencillamente, se quitó la capa que llevaba el modelo a la espalda y bailó la música que el DJ hizo sonar con un repertorio para todas las edades. Desde lo mejor de Niño Bravo y al Despacito de Luis Fonsi.

Blanca Suelves y su marido

La modelo Alejandra Domínguez, novia desde hace meses de Enrique Solís, hijo de Carmen Tello y primo hermano de Fernando Fitz James Stuart Solís. 


.

Entre los invitados también destacaban el otorrino Luis Fernandez Fernandez-Vega con su esposa.

El marqués de Griñón y su esposa, Esther Doña

Ana Gamazo, cuyos zafiros, a juego con el color del vestido, resaltaban sus maravillosos ojos claros. Paloma Segrelles eligió un bonito traje en tonos cálidos a juego con una espectacular pamela.

Y Brianda, la sobrina más alternativa del duque de Alba, superó en originalidad a Ágatha Ruiz de la Prada con un traje inspirado en el de los arlequines y los payasos Augustos. A destacar el traje calado color vino, sexy y elegante de Esperanza Aguirre.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.