Actualidad

Hablamos con los abogados del ex novio de Ángel Garó tras la absolución del cómico

Era un delito de maltrato en el ámbito familiar, y no de violencia de género, al no tratarse de una pareja heterosexuales. Era la palabra del uno contra la de otro. Y al final, por falta de pruebas, el juzgado de lo Penal número cinco de Málaga ha absuelto al concursante de Gran Hermano VIP.

Fuentes cercanas a Dario José Abelaira Galán afirman que se encuentra disgustado ante el resultado de la sentencia. Pero uno de sus abogados, Carlos Lacaci, del despacho de abogados Lacaci&Delgado afirma que su defendido "está, al mismo tiempo, muy orgulloso de haber conseguido llegar hasta el final. Pocas son las personas que, en su caso, denuncian en una comisaría, se ratifican en un juzgado y llevan a juicio a su presunto agresor".

En declaraciones a Informalia, Lacaci señala que su bufete aún no ha decidido si recurrirán o no "ante una instancia jurídica superior, tenemos que estudiarlo detenidamente y tomar una decisión con nuestro cliente". La abogada Adriana Delgado, que ha sido quien ha llevado el peso de la defensa quiere resaltar que "hay que distinguir la verdad material y la verdad jurídica. Ha podido más la presunción de inocencia del acusado Ángel Manuel Paredes Hortelano porque no ha quedado suficientemente acreditado los hechos de los cuales se le acusan".

Al ser preguntada por Informalia sobre sí considera que en ese sentido eso ha sido un pequeño triunfo, contesta: "En cierto modo sí. No se dice en ningún momento que la denuncia sea falsa, que haya habido mala fe o temeridad". No había, insiste Carlos Lacaci, "una prueba de cargo suficiente que pudiera acreditar los fundamentos de la denuncia".

Así, la sentencia recoge textualmente que absuelve a Ángel Garó "no siendo posible esclarecer si el origen de las lesiones fue por una caída accidental o por acción del acusado, quedando reducida la cuestión a las versiones contrapuestas de las partes". La sentencia señala que el novio del cómico sufría tras ser denunciados los hechos lesiones consistentes en policontusiones, erosiones varias, esguince de tobillo derecho, para cuya curación necesitó además de una primera asistencia facultativa, tratamiento médico consistente en inmovilización del tobillo mediante férula, habiendo requerido para su sanidad de 30 días durante el transcurso de los cuales estuvo impedido".

Los hechos ocurrieron el día 24 de mayo de 2017, cuando Ángel, su novio y unos amigos del cómico estuvieron en el domicilio del novio hasta altas horas de la madrugada juntos. Según denunció Dario, tras marcharse se dio cuenta de que se había dejado las las llaves en casa y al regresar se produjo un altercado con Ángel Garó. El cómico le arrojó por las escaleras.

La fiscalía creyó al acusado, de hecho elevó la petición inicial de nueve meses a 20 y solicitó que se le condenase no por el delito del art.153.2 del CP, sino por un delito de Lesiones del art.147.1 del CP con la concurrencia de la circunstancia mixta de parentesco del art.23 del CP, eliminando la prohibición de tenencia y porte de armas, y manteniendo la petición de prohibición de aproximación y comunicación por plazo de dos años.

Dario, el novio de Ángel Garó se puso en buenas manos. La pareja profesional formada por Carlos Lacaci y Adriana Delgado, colaboradores en el programa de Economía de Gestiona Radio donde intervienen todos los jueves de tres a cuatro, tiene amplia experiencia procesal y gozan de considerable prestigio.

Carlos Delgado asegura que su defendido "no se desdijo ni una coma de lo que sucedió desde un principio. No siempre las víctimas de maltrato llegan tan lejos, y más en un caso como este". Él mismo llegó a declarar en Sálvame Deluxe, que, de no haber sido un hombre, sino una mujer, tanto la prensa como la opinión pública habrían dado mayor veracidad a su testimonio, ya que él es incapaz no solo de agredir a nadie, sino de defenderse.

Según se deduce de la lectura de la sentencia a Dario, no le benefició nada el nerviosismo que acusó al cruzarse con su novio en los Juzgados. De hecho, pidió declarar detrás de un biombo para no verle la cara a Ángel, quien tuvo que abandonar la casa de Gran Hermano VIP por unas horas.

La fiscalía siempre le creyó. En materia de responsabilidad civil, el Ministerio Fiscal solicitaba 1.830 euros y la Acusación Particular, 1.997 euros, por las lesiones sufridas por Darío. En la sentencia se recoge que Ángel Garó tenía antecedentes penales no computables.

El testimonio de Carolina, amiga íntima de Ángel, quien niega haber visto ninguna agresión y se encontraba a las seis de la madrugada, cuando ocurrieron los hechos, en el domicilio de Garó, ha influido también en la sentencia.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin