elEconomista.es

Juan Luis Cebrián celebró este sábado su boda con la rumana Mihaela Mihalcia

22/09/2018 - 9:52

Fue una mañana de mayo cuando saltó a los medios una de las noticias más transversales de la crónica social: la rumana Mihaela Mihalcia, pareja de Juan Luis Cebrián, ex presidente de El País, era la responsable del estilo de vestir de Paquirrín, el hijo de Isabel Pantoja.

Meses después, esta rubia joven y maniática del arte, en el buen sentido de la expresión, iba más allá en su vida y se casaba con el académico y periodista. Fue en agosto y para Cebrián, de 73 años, es su tercera boda. Ella es la autora del traje de chaqueta que el hermano de Chabelita lució en el bautizo de su hija Carlota, que no era más que un clásico sastre, combinado con unos zapatos sin calcetines. Kiko, hay que decirlo, se ha pasado al traje como prenda de cabecera después de perder 40 kilos tras una operación estómago.

Poco después de aquello, Kiko anunciaba su retirada de los escenarios debido a una depresión y Mihaela Mihalcia, ya en agosto, se casaba con Cebrián. Hubo quien se preguntó en algún medio si el look de la ex primera dama de Prisa tuvo que ver con la enfermedad que nos libró de que Paquirrín siguiera pinchando por las discotecas de España.

Bromas aparte, un mes después de oficializar su casamiento, el tercero de su vida, Cebrián ha celebrado este sábado su boda con la que ya es su tercera esposa, Mihaela Mihalcia. Apenas un reducido grupo de 50 personas se acercaron a la finca que el periodista tiene alquilada en Ciudalcampo, al norte de Madrid, para ser testigos de la unión unión. El Mundo informaba de que en el acontecimiento no estarán los dos hijos que tuvo con su anterior esposa, la periodista Teresa Aranda, a quien se enfrenta en los tribunales. Tiene otros cuatro de su primera mujer, ya mayores, de los que no se sabe nada.

El mismo medio informaba de que no asistiría nadie del grupo Prisa pero quien sí estuvo fue el empresario de origen iraní Massoud Zandi, socio del antiguo mandamás de Prisa, salpicado por los Papeles de Panamá y amigo de Felipe González. El abogado Javier Cremades, el productor José Manuel de Lorenzo o Antonio Navalón, empresario y promotor cultural español, también estuvieron entre los privilegiados asistentes al convite, que fue celebrado por el rito ortodoxo y amenizado por mariachis, según informa Vanitatis.

El primer matrimonio de Cebrían fue con Gemma Torallas Gatoo, con quien se casó en 1966 en la iglesia de San Pedro Mártir de Alcobendas (Madrid) y tuvo cuatro hijos. Mihaela Mihalcia sale con su actual marido desde hace al menos cuatro años. Se conocieron en Londres y viven juntos con una hija de la rumana fruto de una relación anterior con un japonés.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 9

#1
22-09-2018 / 12:16
El real
Puntuación 8   A Favor   En Contra

Yo espero que ahora, en mi tercera edad, me sepa ubicar donde me corresponde.

#2
22-09-2018 / 13:20
andrew
Puntuación 2   A Favor   En Contra

Me trae sin cuidado, no me importa.

#3
22-09-2018 / 16:35
Horrorosa es !
Puntuación 2   A Favor   En Contra

Es horrorosa ! Sin paliativos.

#4
22-09-2018 / 22:01
Puntuación 3   A Favor   En Contra

Luego dicen que el dinero no compra la felicidad.

#5
23-09-2018 / 09:28
El amor
Puntuación 0   A Favor   En Contra

Ay, el amor.

#6
23-09-2018 / 09:28
El amor
Puntuación 0   A Favor   En Contra

Ay, el amor.

#7
23-09-2018 / 10:22
SU PVTA MADRE...
Puntuación 5   A Favor   En Contra

SUJETO VOMITIVO Y REPUGNANTE A MÁS NO PODER

#8
24-09-2018 / 11:28
David
Puntuación 1   A Favor   En Contra

Y ella se casa con él por amor... amor a su dinero y fama.

#9
24-09-2018 / 14:54
pizpireta
Puntuación 0   A Favor   En Contra

gitana rumana. Eso conlleva


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.