elEconomista.es

Detienen a uno de los sospechosos de robar las joyas de la familia real de Suecia

18/09/2018 - 16:10

La policía sueca atrapó, el pasado viernes 14 de septiembre en el condado de Estocolmo, a un joven de 21 años sospechoso de haber participado en el robo. Este tuvo lugar el 31 de julio en la catedral de Ströngas, a unos 100 kilómetros de Estocolmo, de donde fueron sustraídas dos coronas y un orbe de los siglos XVII y XVIII, fabricados en oro y cubiertos de piedras preciosas, y que pertenecieron al rey Carlos IX de Suecia y a su esposa, la reina Cristina.

Según la fiscalía y la policía suecas, que se pusieron a investigar el robo de manera inmediata, fueron dos los ladrones que entraron en la catedral donde se custodian coronas, cetros y otras joyas vinculadas a la corona a lo largo de los siglos. Una vez dentro, sustrajeron dichas piezas históricas, que se encontraban dentro de una vitrina cerrada y con alarma.

La policía sospecha que los ladrones huyeron en dos bicicletas, que aparecieron posteriormente junto a la orilla del lago Mälaren, situado a escasos metros de la catedral. Desde allí, habrían cogido una lancha rápida y desaparecido con las joyas.

El acusado ha negado tener ninguna relación con el robo de las coronas y el orbe, cuyo valor no ha sido desvelado. Por otra parte, la policía cree que dichos objetos no han salido del país para ser vendidos en el mercado negro, aunque se ha abierto una investigación a nivel internacional. Además, sostiene que es "imposible vender este tipo de objetos", por lo que solo se puede especular con el objetivo de los ladrones.

Esta es la segunda vez que se extraen algunos de los artículos más preciados del joyero real sueco. En 2013 desaparecieron la corona y el cetro utilizados en el funeral del rey Johan III de Västerås. Sin embargo, todavía no se ha producido ninguna detención.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.