elEconomista.es

El guionista de Epi y Blas responde por fin a la eterna pregunta: ¿Eran novios?

18/09/2018 - 8:43

La posible relación sentimental entre Epi y Blas, el dúo más conocido de la serie infantil Barrio Sésamo, siempre fue pregunta recurrente. Siempre ha existido el rumor de que algo podría haber entre estas marionetas que compartían algo más que dormitorio y susurros. The New Yorker se atrevió a abordar el tema de la legalización del matrimonio homosexual en Estados Unidos con ellos como portada, pero aun así no hubo una confirmación oficial por parte del programa o de los creadores. Hasta ahora, cuando hemos sabido que en realidad eran un trasunto de su creador y su novio.

En una entrevista, el guionista de Barrio Sésamo, Mark Saltzman, ha desvelado los aspectos más profundos del programa contestando a la pregunta del millón: ¿Eran Epi y Blas pareja? "Siempre he pensado cuando escribía a Epi y Blas que eran pareja. No tenía ninguna otra manera de contextualizarlo", afirma el 'padre' de los muñecos. Además, más de una persona se ha referido a Arnie y a mí como Epi y Blas". Se refiere  Saltzman a Arnold Gassman, editor de cine, que fue su pareja durante 20 años, explicando también que había mucho de autobiográfico, es decir, de su propia relación, en las dos marionetas. De hecho, tanto Saltzman como su novio se adecuaban mucho a las personalidades de los famosos personajes. "El trastorno obsesivo compulsivo de Arnie creaba fricción con lo caótico que soy yo. Y esa es la dinámica de Epi y Blas", aclara el guionista. O sea que Epi y Blas siempre vivieron una relación amorosa.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.