elEconomista.es

Letizia, una "católica de eventos" que no se santigua

10/09/2018 - 12:18

La reina lo ha vuelto a hacer: acto oficial religioso, parada frente al altar, cabeza gacha en señal de respeto... pero de santiguarse, nada de nada. La visita de Letizia a la basílica de Santa María la Real de Covadonga este sábado ha sido una muestra más de que la esposa de Felipe VI no comparte las tradiciones católicas aunque, por supuesto, las respeta y atiende cuando la ocasión lo merece.

La visita de la familia real a la tierra de la asturiana dejó una nueva imagen para el recuerdo: el rey y sus hijas, Leonor y Sofía, santiguándose frente al altar de la Virgen de Covadonga mientras Letizia agacha la cabeza en señal de respeto. No, ella no hace la señal de la Santa Cruz en cabeza, pecho y hombros que enseñan en catequesis porque ella, tal y como dijo su tía Henar Ortiz en una ocasión, es "una católica de eventos".

Letizia está bautizada y también tomó su primera comunión, sin embargo, no es una devota practicante de la religión y así lo demostró cuando contrajo matrimonio civil con Alonso Guerrero en Almendralejo (Extremadura), en 1998, o cuando asistió al funeral de la infanta doña Alicia de Borbón-Parma, donde tampoco se santiguó.

A pesar de todo, las tradiciones católicas es algo con lo que convive desde el que le dio el "sí, quiero" a Felipe de Borbón, en la catedral de La Almudena de Madrid en 2004. Bautizó a sus hijas y las acompañó en su primera comunión. Además, asistió con la protocolaria mantilla al inicio de Pontificado del Papa Francisco, en 2014, e incluso comulgó.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.