Actualidad

Pablo Iglesias, contra las cuerdas por una querella de acoso dentro de su partido

La senadora Celia Cánovas valora interponer una querella criminal por acoso a algunos de los miembros del partido que lidera el novio de Irene Montero, ahora volcado en el cuidado de sus mellizos, nacidos en la semana 27 de gestación el pasado mes de julio e ingresados desde entonces en la UCI neonatal del hospital Gregorio Marañón.

Esta nueva polémica en el seno de Podemos llega en un momento muy delicado para Pablo Iglesias e Irene Montero, que llevan casi dos meses completamente volcados en su familia e incluso plateándose dejar temporalmente de la política. 

Todo comenzó hace unas semanas. La senadora de Tarragona por En Comú Podem se sintió insultada a través de las redes sociales de Podemos, dirigidas por Alex Guerrero, y que le escribió "Da vergüenza verte en el senado" a través de Telegram, una red social pública en la que Celia Cánovas y él participaban en un chat interno de trabajo. Ella reaccionó compartiendo el mensaje: "Como este es mi canal y hablo alto y claro, voy a publicaros lo que me ha dicho el que lleva redes sociales de Cataluña, que cobra un sueldazo por publicar en nombre de Podem", escribió la senadora antes de difundir el mensaje de Alex.

Según informa Okdiario, la política interpuso una queja formal en el Comité de Garantías y al Comité Ciudadano autonómico para que actuasen en consecuencia y expulsaran al compañero "por faltar el respeto a un cargo público del partido en un chat público", pero estas no obtuvieron respuesta, por lo que la querella sería el próximo paso de Cánovas.

Celia tomó el cargo como senadora de Podemos en enero de 2016. La catalana siempre fue muy crítica con la dirección de En Comú Podem y en enero de 2018 presentó su candidatura a las primarias para liderar Podem. Finalmente, en abril, Xavier Domènech fue elegido para liderar la dirección del partido. En mayo, Cánovas presentó su dimisión "irrevocable" porque no quería ser cómplice del "inicio del fin de Podem" y por "la forma en la que se llevaron a cabo las elecciones". Durante las primarias, Cánovas presentó una denuncia al Comité de Garantías contra la candidatura de Xavier considerando que no podía ser el secretario general de Podem y liderar los Comuns a la vez, pero la denuncia fue desestimada porque ningún comité vio incompatibilidad alguna.

Unos días antes de presentar su candidatura, fue obligada a devolver dinero al partido por cobrar más de tres salarios mínimos y por no cumplir el código ético que le obliga a quedarse con solo 1.946 euros al mes, en vez de los 5.720 euros que le corresponden del Senado.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments