Actualidad

Ignacio González veranea de nuevo en su ático de Marbella: va más a misa y menos a fiestas

Hay quien considera Guadalmina, la zona residencial de Marbella más madrileña, como La Moraleja de la Costa del Sol. Allí tienen casa desde la familia de Isidoro Álvarez, el presidente de El Corte Inglés fallecido hace cuatro años, el ex presidente del gobierno José María Aznar, Cari Lapique y sus hijas, Marisa de Borbón, el actor Arturo Fernández, Luis Bárcenas (un apartamento a pie de playa) y el ex presidente madrileño Ignacio González, el polémico ático dúplex de 600 metros cuadrados con piscina privada, en la urbanización Alhambra del golf.

El antecesor de Cristina Cifuentes en la Comunidad de Madrid, goza de nuevo del verano marbellí en su ático de ensueño. El año pasado por estas fechas, González veraneaba en la cárcel de Soto del Real, acusado de cohecho, prevaricación, fraude, malversación, corrupción en los negocios, negociaciones prohibidas a funcionarios, organización criminal, tráfico de influencias, blanqueo de capitales y delito contra la Hacienda Pública. El ex presidente salió de la cárcel el pasado noviembre después de pagar una fianza de 400.000 Euros, reunida por sus amigos.

Encantado de poder disfrutar de nuevo de la libertad y de la brisa mediterránea, González se ha vuelto piadoso. Se le ve más en la iglesia que en las fiestas que frecuentaba en sus tiempos de poderoso presidente madrileño.

El domingo 29 de julio, los feligreses que asistían a la misa de las nueve de la noche, en la iglesia de Nuestra Señora del Rocío, en la localidad de San Pedro de Alcántara, el pueblo vecino a Guadalmina, pudieron comprobar la fe y devoción de Ignacio González, quien después de recibir la Comunión, se quedó de rodillas en su banco, la cabeza baja y las manos unidas, a la manera de los monjes que rezan ensimismados en la oración. Ignacio González pone en manos de Dios su futuro, aunque son los tribunales los que tienen la última palabra.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud