Actualidad

La vida entre rejas de Urdangarin: cultiva tomates, hace gimnasia y sigue el 'caso Corinna' por TV

El marido de la infanta Cristina cumple su condena de cinco años y diez meses en la prisión de Brieva desde el pasado 18 de junio. Allí, Inaki Urdangarin vive en solitario en un módulo de hombres y cuenta con aparatos para hacer gimnasia, pero ¿en qué más invierte su tiempo el cuñado del Rey?

Según publica El Español, Iñaki tiene una de sus distracciones en el ejercicio diario que realiza entre rejas. Para ello, dispone dentro del módulo de una cinta para correr, una bicicleta estática y unas espalderas, todo ello cortesía de Instituciones Penitenciaria, organismo dependiente del Ministerio del Interior.

Urdangarin continúa realizando running ya que Instituciones penitenciarias le permite acudir cada tarde en solitario al polideportivo que tiene en la cárcel de Brieva, donde para no coincidir con otras presas se se desplaza desde las 15:00 hasta las 16:30 solo en compañía de un funcionario.

Pero además, el marido de la Infanta ha descubierto una nueva afición en la cárcel: el cultivo de verduras y hortalizas. Así, Urdangarin cultiva tomates, pimientos y otros vegetales, que luego introduce en su dieta saludable.

Esta afición no es nueva para los empleados de la prisión, ya que a Luis Roldán, en su día, también le dio por cultivar, aunque en su caso eran bonsáis. Al igual que el ex director General de la Guardia Civil, Urdangarin no tiene una zona especial para el cultivo, sino que utiliza la parte del patio (25 metros de largo por 7 de ancho) para colocar las macetas y cuidar sus hortalizas.

Sin embargo, a diferencia de Roldán, Iñaki apenas lee y escribe. Tampoco ha solicitado ampliar sus estudios y fundamentalmente solo ve la televisión. De hecho, el mismo medio asegura que le han observado viendo programas de noticias en los días en los que saltó el escándalo de las grabaciones de Corinna Zu Sayn-Wittgenstein y el supuesto cobro de comisiones por parte de su suegro, el rey Juan Carlos.

Iñaki Urdangarin también ha encontrado refugio en la religión. Así, el suegro de Juan Carlos I recibe los oficios religiosos tanto por parte del párroco de la prisión, como de las monjas que acuden a prestar atenciones religiosas y de formación en talleres al resto de reclusas. El cuñado de Felipe VI recibe en su módulo tanto la comunión como los consejos espirituales, ya que no puede acudir a la capilla de la prisión.

Y mientras Urdangarín encuentra en las hortalizas, la fe, la televisión, el deporte o en alguna que otra visita de sus familiares y amigos la fuerza para cumplir condena, la infanta Cristina podría haber pasado unos días de descando en la región de los Grandes Lagos de Estados Unidos junto a sus tres hijos. Puede que después desembarque en el Palacio de Marivent, en Palma de Mallorca, para pasar unas semanas con su madre, la reina Sofía, con la que mantiene una relación muy especial.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

ADELA
A Favor
En Contra

A LOS ESPAÑOLES:

NOS IMPORTA TRES COJONES LO QUE HAGA O DEJE DE HACER ES............................................

ESTAMOS PREOCUPAOS POR NUESTROS PROBLEMAS REALES.

SOLO NOS FALTA:

QUE DESPUES DEL ESCANDALAZO:

SIGAMOS SOPORTANDO MIERDA NOTICIERA DE SEMEJANTE EXCREMENTO.

Puntuación 9
#1