Actualidad

Ágatha Ruiz de la Prada: "Si una política va bien vestida hay que mosquearse"

La ex de Pedro J. Ramírez ha concedido una de sus entrevistas más personales. Sin pelos en la lengua, Ágatha Ruiz de la Prada (58) confesó qué opina de las redes sociales, cómo llama a Luis Miguel Rodríguez en la intimidad o cómo vestiría si fuese política.

"Si yo fuera política me pondría el mismo traje todos los días de mi vida", declaró la diseñadora a La Razón. "Le dedico muchas horas (a la moda) y ellos no tienen que pensar en eso porque tienen muchísimo que hacer. Si una política va muy bien vestida es para mosquearse. Primero porque dedica demasiado tiempo y segundo porque invierte demasiado dinero. O sea, no le favorece en nada. No me imagino a Merkel dedicándose a esto. Yo haría un mismo traje en todos los colores y me pondría ese", alegó.

En esta línea, Ruiz de la Prada confesó que no cree que el amarillo sea un color independentista: "Para mí el amarillo no es patrimonio independentista, al revés. El amarillo y rojo es España", dijo antes de declararse fan de Pablo Casado.

Además, la diseñadora negó que llame 'el chatarrero' a su novio Luis Miguel: "No, yo le llamo 'el reciclador'. El chatarrero era de hace mucho tiempo antes de conocerle yo. Al novio de Carmen Martínez Bordiu le llamaban el 'chatarrero'. Yo le he convertido en 'el reciclador', como una cosa romántica. Pero no por nada sino porque creo en eso".

De la misma manera, Ágatha explicó el por qué de este mote: "El reciclador es bastante sexy. Además, yo pensaba de pequeña que si tenía un hijo, ojalá se dedicara a salvar el planeta. Por tanto a ser reciclador. Me parece super importante".

Ágatha también comentó qué le pasaría si se quedara sin cobertura y opinó sobre las instantáneas que se suben hoy en día a las redes sociales: "Estaría bastante estresada. Pero lo que no voy a hacer es subir fotos de pies a mi Instagram (…) Estoy muy en contra de la gente que se saca fotos de pies. Primero es de muy mala educación. Además los pies son feos y no es una cosa que apetezca verla. No es algo que interese a no ser que seas Helmut Newton".

Por último, preguntada por si le gustaría ser invisible, la empresaria sentenció: "En Instagram creo que no he subido fotos con el burka. Pero más invisible que un burka... Un burka es como que hay un ratito que quieres que no te vean. A mí me lo trajeron como hace 12 años de Afganistán y no me lo había puesto nunca. Estuve solo una hora con ello y siempre pensé que eso me podría servir para algo".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin