Actualidad

Los estilismos de Charlotte de Cambridge aportan 4.300 millones de euros a Inglaterra

La hija de Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton se ha convertido en un fenómeno en Reino Unido y no por tener millones de seguidores en las redes sociales sino porque todo lo que se pone, se convierte en tendencia al minuto. Tanto es así que los medios británicos ya han bautizado el hecho como "efecto Charlotte".

Prueba de ello es la encuesta que ha realizado el periódico The Telegraph, donde uno de cada cinco padres ha confesado que considera a la princesa Charlotte un icono de estilo al que imitar a la hora de vestir a sus hijos.

Aunque es difícil calcular el impacto que tiene Charlotte para la economía de Reino Unido, algunos medios británicos, como la revista Reader's Digest, han asegurado que la apariciones de la pequeña han revitalizado la venta de productos infantiles y que han supuesto 5.000 millones de dólares (4.300 millones de euros) de beneficios para el país. Por su parte, su hermano Jorge se situaría detrás de ella con un impacto de 3.600 millones.

El estilo de ropa que lleva la pequeña de tres años es muy parecido al de su madre, Kate Middleton, la cual siente pasión por las marcas españolas, como Zara. De hecho, son numerosas las veces que Charlotte aparece con marcas nacionales, como el primer día de guardería, en el que llevó un abrigo de la firma zamorana Marae, realizado para la tienda Amaia Kids, o unas merceditas de Doña Carmen.

La pasión de la esposa de Guillermo por vestir a sus hijos con ropa española ­le viene de la niñera palentina María Teresa Turrión, que llegó en el 2014 a la casa de los duques de Cambridge para ser la institutriz del príncipe Jorge y se convirtió en la primera extranjera que cría a un miembro de la realeza británica.

Jorge y Charlotte de Inglaterra se suman así a la lista de mini-influencers que inauguró Suri Cruise, hija de Tom Cruise y Katie Holmes. La niña, con tan solo 7 años, lanzó su propia firma, cuyos diseños, elegidos por la pequeña, se venden en el Blomingdale's de Nueva York. En España, por su parte, además de la ­princesa Leonor y la infanta Sofía, la capacidad para agotar prendas la tienen, sobre todo, los hijos de los futbolistas, especialmente los de Sara Carbonero e Iker Casillas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin