Actualidad

Kate Middleton repite en crudo y Meghan Markle deslumbra de verde en el bautizo real

La familia real británica han celebrado este lunes el bautismo de su miembro más joven, el príncipe Luis de Inglaterra, tercer hijo de los duques de Cambridge. Han llegado todos juntos y puntuales a la capilla del palacio de St James y las mujeres han desvelado, por fin, el secreto mejor guardado de los grandes días: los vestidos.

La protagonista, con permiso del pequeño Luis, ha sido su madre, Kate Middleton, que ha optado por repetir el patrón de los bautizos de sus dos hijos mayores, Jorge y Carlota, y se ha decantado por un vestido firmado por Alexander McQueen en color crudo, escote de pico y hombro abullonado con manga tres cuartos que ha combinado con un bonito tocado de Jane Taylor.

Ha llegado con su hijo en brazos, quien ha lucido el tradicional faldón color crema que ya llevaron sus hermanos. Se trata de una copia de la prenda original que se hizo en 1841 para otros miembros de la familia real británica y que con el tiempo se ha ido deteriorando.

Sus hermanos, Jorge y Carlota, conjuntados en blanco y azul, han llegado de la mano de su padre, el príncipe Guillermo, y siguiendo los pasos de sus abuelos, el príncipe Carlos y Camilla Parker-Bowles, que lucía un vestido blanco con escote en V y ligeros bordados florales, combinado con perlas y sombrero a un lado.

Por su parte, Meghan Markle ha vuelto a derrochar estilo con un vestido liso y sencillo de color verde botella de Ralph Lauren, con un simple cinturón fino para entallar la cintura y cuello barco muy elegante. Con tocado de Stephen Jones, ha demostrado que ya es toda una experta en protocolo británico y se ha mostrado encantadora con los religiosos que les esperaban a las puertas de la capilla.

Otros de los invitados han sido los padrinos del príncipe Luis Arturo Carlos, un importante papel que han ejercido seis personas muy allegadas a Kate y Guillermo: Lucy Middleton, Laura Meade, Nicholas van Cutsem, Guy Pelly, Harry Aubrey-Fletcher, Robert Carter.

Además, la tía materna del príncipe Luis, Pippa Middleton, ha presumido de barriguita. Embarazada de su primer hijo, ha lucido un vestido muy clásico en color azul bebé, abotonado al frente y falda en tablas de Alessandra Rich que no ha sido demasiado aplaudido por los expertos en moda. 

La ceremonia ha durado poco más de media hora y ha sido oficiada por Justin Welby, el arzobismo de Canterbury, que ha vertido el agua del río Jordán sobre la cabeza del pequeño Louis. Al finalizar la ceremonia, los invitados han ido a Clarence Houce, donde los duques de Cambridge han ofrecido té y tarta para todos y donde los tíos del protagonista, los duques de Sussex, han regalado al niño una primera edición del cuento Winnie the Pooh valorada en 8000 libras.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin