Actualidad

C'est l'amour: Ágatha Ruiz de la Prada, de escapada en París con Luis Miguel Rodríguez

La ex de Pedro J. Ramírez llevó a Luismi a su casa de París hace unos días, un discreto viaje de la diseñadora y el empresario que significa un paso más en su relación (Oh la la). El propietario de Desguaces la Torre, por su parte, ha tenido como invitada única en su finca de Parla (al sur de Madrid) a Ágatha, y no una noche ni dos. Aquella mujer que proclamaba en Sálvame su amor a los animales y que en cuanto a sexo no tenía necesidades, ahora aplaude en los toros y vive apasionadas noches francesas junto al seductor de moda. C'est l'amour.

Lo que parecía postureo, flirteo de primavera o un fugaz posado de photocall lleva casi dos meses convertido en la relación más sorprendente del año. No hay pareja más disparatada que la de Luis Miguel Rodríguez, propietario de Desguaces La Torre, conocido como el Rey de la chatarra, y Agatha Ruiz de la Prada, a punto de cumplir 58 espléndidos años, Grande de España, diseñadora y empresaria de éxito, mujer de mundo con agenda propia, más allá de los personajes que trató en los 30 años que vivió con Pedro J. Ramírez. ¿Quién nos iba a decir aquel 3 de noviembre de 2016, cuando Informalia dio la gran exclusiva del divorcio del periodista y la aristócrata, que el novio de Carmen Martínez Bordiú bebería los vientos por esta mujer, y viceversa?

Lo que empezó por casualidad, en una cena de amigos, siguió en la barrera de Las Ventas, continuó en una fiesta detrás de otra y dio titulares de prensa como "Agatha es la hostia, Agatha es una crack" (Luis Miguel), o "estoy muy feliz, es adorable, me encanta cómo recicla" (Agatha).

Si reciclar se toma en sentido literal, Luismi ha conseguido quitarle a Agatha las telarañas que le impedían dar un paso más en sus relaciones con los hombres, después del trauma que supuso el abandono de Pedro J. para irse con otra mujer más joven.

Luismi, que ha enamorado a Carmen Martínez Bordiú, ha sido relacionado con Simoneta Gómez Acebo, con la abogada Teresa Bueyes y con la baronesa Thyssen, ha sabido descubrir a la mujer-mujer que hay en la diseñadora hasta derribar prejuicios y barreras. Ágatha ha sido muchos días la única invitada a la finca de Luis Miguel en Parla, donde ha pasado la noche. Y hace poco más de una semana, Agatha le llevó a su casa de París, un discreto viaje de pareja en solitario.

El verano podría romper el ritmo trepidante de esta relación. A Luismi no le gusta viajar aunque está haciendo por ella muchas cosas que nunca habría imaginado. Y Agatha tiene citas pendientes por todo el mundo y muchos invitados importantes que recibir en su casa de Mallorca. Pase lo que pase y acabe como acabe este romance, si es que acaba, Luis Miguel Rodríguez ha despertado en Agatha sensaciones que ya no recordaba.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin