Actualidad

Letizia impone su elegancia en La Luisiana a la espera de su encuentro con Melania Trump

De la sopa de verduras que soplaban las infantas en el palacio de la Zarzuela a la de mantequilla al estilo cajún, con maíz dulce. Es la comida que Letizia ha probado en la Luisiana durante la primera jornada de su visita a Estados Unidos. El menú con el que la alcaldesa de Nueva Orleans agasajó a los reyes consistió además en una ensalada de semillas de girasol y flor de calabaza y un pargo rojo con guarnición de tomates verdes fritos y melón. Eso sí, todo regado con vinos españoles: blancos de Rueda, tintos de Rioja y cava catalán.

Felipe VI y su esposa degustaron estos manjares en el restaurante Gumbo, especializado en fusión de tradiciones e ingredientes africanos, españoles (madrileños) y por supuesto, con toque cajún. Latoya Cantrell, alcaldesa de Nueva Orleans, les hizo entrega de las llaves de la ciudad en el Gallie Hall y sus majestades visitaron además la exposición Memorias recobradas, en el Palacio del Cabildo, y la catedral de San Luis, donde recordaron que son reyes católicos.

Letizia eligió para este primer acto en Nueva Orleans un elegante y muy alegre vestido fucsia de escote redondo, falda de vuelo y botonadura delantera. Unos salones de ante rosa fresa y una cartera de mano a juego completaron su estilismo. 

Por la tarde, en el Cabildo, optó por un dos piezas de Hugo Boss: jersey de punto con estampado de colores y falda de cuero camel con bandas a juego a ambos en los colores del suéter. 

Contamos las horas para tener la foto de doña Letizia con la primera dama norteamericana en la Casa Blanca el próximo día 19 y a la espera de su encuentro con Melania Trump, la reina exhibe su estilismo primaveral y su mejor sonrisa en Nueva Orleans, una ciudad que fue española cuando La Luisiana perteneció a la corona de los Borbones hace 200 años. La siguiente etapa de Felipe y Letizia en EE.UU. es San Antonio, en Texas.  

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin