elEconomista.es

Don Juan Carlos y Letizia se reincorporan este verano a las actividades de la Familia Real en Palma

7/06/2018 - 11:59

La Copa del Rey de Vela que se celebra cada verano en la bahía de Palma ya tiene calendario. Los barcos saldrán a la mar el 30 de julio. La 37 edición se presentó este miércoles en la sede madrileña de la Fundación Mapfre, el patrocinador que da nombre a la competición. La principal novedad de la regata, que volverá a batir récord de participantes con más de 150 barcos, es el regreso del rey don Juan Carlos a la competición, después de cuatro años de ausencia.

El emérito estará al frente del Bribón, del equipo Movistar, un precioso velero antiguo cuya configuración hace posible que el patrón pueda navegar sentado y con el que el pasado mes de septiembre se proclamó campeón del mundo en Vancouver. Felipe VI volverá a ser patrón del Aifos (Sofía, al revés, como su madre y su hija), el yate de la Armada en el que suele navegar. Pero, velas aparte, la presencia de don Juan Carlos en Mallorca suscita gran expectación, ya que hace años que el padre del monarca no se alojaba en el palacio de Marivent ni formaba parte de los veraneos con el resto de la familia.

Es sin duda un intento de normalizar la mala imagen de la Corona, sobre todo por el caso Urdangarin, pero también por las tiranteces y los escándalos familiares, además de los desplantes sufridos por el emérito, ignorado y apartado de algunos actos institucionales, como el 40 aniversario de la Constitución. Pero alguien aconsejó poner orden en la Familia por el bien de Casa real y desde el comienzo de este año asistimos a un rosario de actos oficiales del rey Felipe junto a su padre.

Ha habido también un acercamiento público entre don Juan Carlos y doña Sofía. Y hasta la misa de Pascua en la catedral de Palma contó de nuevo con la presencia de don Juan Carlos, ausente de la celebración desde hacía tres años. Pero a la salida de la catedral ocurrió el desplante de Letizia hacia doña Sofía, el doble manotazo de Leonor a su abuela, el vídeo que dio la vuelta al mundo, el tuit de Marie Chantal poniendo verde a la reina de España... Y todo se vino abajo. Este verano, cuando ya sepamos el destino judicial de Iñaki Urdangarin, don Juan Carlos le dará otra oportunidad a la imagen de la Familia Real, regateando en Mallorca como en los buenos tiempos. Y se alojará en el palacio de Marivent con doña Sofía, donde a pocos metros tienen su propia casa don Felipe y Letizia. Se dice que incluso la infanta Cristina podría volver a los veranos de Palma. La incógnita está en Letizia, siempre imprevisible, y a la que no le gusta la isla. La Reina no tiene trato con sus cuñadas, no deja (hasta ahora al menos)  que Leonor y Sofía reciban clases de vela con sus primos, los otros nietos de los reyes. Letizia apenas pisa el Club Naútico, centro neurálgico de la Copa del Rey, ni asiste jamás a la entrega de los premios porque mientras se entregan los trofeos, la reina y sus hijas ya vuelan hacia sus habituales vacaciones secretas. Contaban en los corrillos de la presentación de la regata que este año sería diferente: que a Letizia le habían advertido que debía rectificar su pasotismo hacia la isla. Mantener Marivent cuesta 1.200.000 euros al año, para que ella sólo duerma allí cinco o seis días en agosto. A la reina le han leído la cartilla. A ver si este verano la vemos abrir de nuevo la puerta del coche a doña Sofía, para que todos seamos testigos de esa armonía familiar que a veces suena tan impostada. O al menos, a ver si la vemos en los barcos,  en el Club Náutico, o deja que sus hijas hagan vela...

Puede que este verano se repita esta imagen de 2014: doña Letizia, don Felipe y sus hijas posan en el Puerto abordo del Aifos.







Comentarios 2

#1
09-06-2018 / 14:30
Puntuación 3   A Favor   En Contra

Letizia, no te gusta el caldo pues toma 2 tazas!!!!!..... Y además con la compañía inestimable de tus queridísimos suegros!!!!...... También puedes coger la maleta y pirartelas, tú misma....

#2
09-06-2018 / 17:04
bonoloto
Puntuación 2   A Favor   En Contra

Letizia puede hacer lo que quiera, pero el espectaculo que dío en la catedral permanece, y permanecerá, en la mente de muchos españoles.

Es más difícil que lo olvidemos que a mí me toque la bonoloto.