Actualidad

Mariano Rajoy dona su colchón a una ONG y otros detalles de la mudanza exprés en Moncloa

La casa presidencial nunca ha experimentado una mudanza tan rápida: normalmente se tardan seis semanas en hacer lo que, en esta ocasión, se pretende en solo una. Lo primero en salir de Moncloa han sido las sábanas y toallas de la familia Rajoy, seguidas del colchón del matrimonio, que ha sido donado a una ONG.

Rajoy ya ha abandonado la que ha sido su casa en los últimos seis años y los empleados trabajan a toda máquina para que la llegada de Sánchez y los suyos sea inmediata. Tras la salida de los objetos más personales del anterior presidente del gobierno y su esposa (sábanas, toallas y un colchón que ya disfrutan en una ONG), le toca el turno a la cama, tal y como manda el protocolo que se inició con Calvo Sotelo: "Nadie quiere dormir en la cama en la que ha dormido tu adversario", ha dicho una ex empleada de Moncloa a El Español. "Lo del colchón es habitual, pero hay estructuras que no se pueden cambiar, como el cuarto de baño. Toca aguantarse: no se va a construir a gusto de cada jefe del Gobierno".

Moncloa es un pequeño palacete de 200 metros cuadrados. En la primera planta hay un gran hall, un despacho para el presidente, algunas salas de reuniones y el conocido Salón de Columnas. La segunda planta se reserva para la vida familiar, con ocho habitaciones, nueve baños y tres vestidores. "Es un palacio pequeño, incómodo, antiguo. Con estructuras bastante ruinosas, incluso. Se han hecho algunas reformas, se ha intentado modernizar la instalación eléctrica. También que el despacho del presidente dejara de oler a las comidas de las cocinas de abajo, por ejemplo. No es una estructura que se pueda considerar un hogar", ha afirmado la ex trabajadora.

Y si la familia puede cambiar las camas, no pasa lo mismo con el resto de los muebles. Generalmente se quedan los que ya hay y sólo se permite el tránsito de los más personales, como "el sillón donde ver la tele", por ejemplo. Sánchez podrá colocar el suyo (si lo tiene) en su nuevo dormitorio, con dos vestidores, un pequeño hall y un recogido office para tomar algo en plena noche sin necesidad de molestar al personal de cocina.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud