Actualidad

Pedro Sánchez ante el Rey: biblia no pero corbata (roja) sí

Para comenzar su nueva etapa política y familiar Pedro Sánchez, y antes de convertirse en el nuevo inquilino de La Moncloa, el líder socialista debe recoger sus cosas de su piso de Pozuelo de Alarcón y ver al Rey. El encuentro con don Felipe se ha ha producido este sábado y éste es nuestro análisis.

La llegada del líder socialista, su mujer, Begoña Gómez, y sus dos hijas, Carlota y Ainhoa, que nacieron en 2005 y 2007, respectivamente, a la Moncla no puede producirse sin antes cumplir trámites como el del paso del nuevo presidente por Zarzuela, un momento breve pero muy solemne.

Tal y como estaba previsto, a las 11 de la mañana, ey por espacio de tres minutos de reloj, el hasta ahora presidente del Gobierno daba el relevo a su sucesor, que ha elegido como buen agnóstico prometer su cargo sin Biblia ni crucifijo. En la sala estaban presentes además los representantes del poder legislativo: los presidentes del Congreso y el Senado, Ana Pastor y Pío García Escudero,

Por primera vez en la historia del a democracia se aplica esta fórmula, acordada en julio de 2014, después de la proclamación del nuevo monarca. "Prometo por mi conciencia y honor cumplir fielmente con las obligaciones del cargo de presidente del Gobierno, con lealtad al Rey, y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, así como mantener el secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministros". Las palabras exactas de Pedro Sánchez son idénticas a las de los otros dos expresidentes socialista.

El nuevo jefe del Ejecutivo ha prometido lealtad al rey, como es su obligación, pero en las actuales circunstancias cobra valor la expresión pues algunos partidos de los que han apoyado la moción de censura, hablaron contra la Monarquía y a favor de la república como forma de gobierno.

Felipe VI, por su parte, ha felicitado al nuevo presidente y ha posado con él. Más tarde, Rajoy, como presidente saliente, y las demás autoridades, se han sumado a la enhorabuena. "Buena suerte", ha dicho el primer ministro saliente, que ya está residiendo con su mujer y sus dos hijos en su vivienda de Aravaca.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin