elEconomista.es

Los Emperadores de Japón, "tristes" y "afligidos" por la polémica entorno a la boda de su nieta

31/05/2018 - 12:10

El emperador Akihito y la emperatriz Michiko se encuentran en el centro de la polémica cuatro meses después de que la boda de su nieta, la princesa Mako, fuera pospuesta por dos años. A pesar de que la versión oficial es la falta de tiempo, muchos apuntan a la oposición de los abuelos y estos han estallado: "La Emperatriz está sorprendida y triste de que la paz y la tranquilidad no reinen en la familia del príncipe".

Así lo expone un comunicado oficial facilitado a los medios nipones por la Agencia Imperial: "El Emperador está muy afligido. Tanto el Emperador como la Emperatriz han mantenido silencio sobre este asunto respetando los sentimientos de la princesa de 26 años, que es su nieta y la hija mayor del Príncipe Akishino", apuntan.

Todo comenzó cuando la princesa Mako anunció su intención de contraer matrimonio con su compañero de universidad, Kei Komuro. A pesar de que la fecha del enlace estaba fijada para el próximo 4 de noviembre y la organización ya estaba en marcha, la Casa Nipona anunció en febrero que la boda se posponía hasta 2020 por falta de preparación. Lo cierto es que el anuncio se realizó sólo unos días después de que un diario publicara que la familia de Komuro tenía una deuda de 30.000 euros, precisamente con la universidad en la que había estudiado el joven y conocido a la princesa.

Esta polémica no llegan en un buen momento para los Emperadores, que se encuentran inmersos en el proceso de abdicación de Akihito, que a sus 84 años protagonizará la primera sucesión en vida en los últimos dos siglos en Japón. Está preparada para el 19 de abril de 2019 y cederá el mando a su hijo, el príncipe Naruhito, casado con Masako, conocida como la princesa triste.







Comentarios 0