elEconomista.es

Alba Carrillo se enfada con la prensa después de recibir el Premio Limón por su fea conducta

29/05/2018 - 12:16

La Peña Periodística Primera Plana celebró este lunes la edición número 45 de los Premios Naranja y Limón, que este grupo de profesionales concede a los personajes más dulces y cercanos con la prensa, y también a los más ácidos y poco asequibles para los medios. En realidad, casi todos los famosos, dulces y ácidos, comparecen a la fiesta del hotel Eurostars Suites Mirasierra con gran cordialidad y sentido del humor.

En esta edición, recibía también un homenaje José María Íñigo, fallecido recientemente. Su viuda Pilar Piniella acudió al evento.

José Mota recibió con todo merecimiento el Premio Naranja, como personaje de trato accesible y cercano con los periodistas. Y la Peña Periodística estimó que el Premio Limón era para Alba Carrillo, por no haber hecho fácil la labor de los profesionales. Este Limón se concede igualmente porque el comportamiento del personaje con los medios ha sido más amargo de lo esperado. Pues bien, Alba Carrillo, muy ofendida, no quiso aceptar el premio.

Consideraba que no lo merecía y no asistió a la fiesta de entrega. Algo que no hizo Fernando Sánchez Dragó, Limón Especial, que allí estaba, tan contento de su premio cítrico y agradecido por recibirlo.

El desplante de Alba Carrillo fue recibido por los periodistas asistentes como una confirmación de su merecimiento. La modelo, ex de Feliciano López, presentadora o lo que sea, se gana cada día muchos limones por sus altibajos de humor y carácter, sus despropósitos ante las cámaras y esas ínfulas que gasta cuando le sale el ramalazo de diva  despechada.

De todas formas, nadie la echó de menos, con premiados como Irene Villa; la líder catalana de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que recibió el Premio Agustín Trialasos, o la periodista de La Mañana de TVE, María Casado, con quien la política departió durante la entrega.

El Mandarina de José Sacristán se concede a personajes que han manifestado cierta antipatía o acidez con los medios de comunicación. Y allí estaba el admirable y admirado Sacristán, a sus 80 añazos, para recogerlo junto a su esposa.

¿Quién iba a notar la falta o el desplante de Alba Carrillo, con un personaje como Julita Salmerón, la deliciosa protagonista de Muchos hijos, un castillo y un mono, el documental filmado por su hijo Gustavo Salmerón, con un premio tras otro, tanto en España como en festivales internacionales de cine?







Comentarios 0