elEconomista.es

Ernesto de Hannover, advertido por sus médicos de que corre peligro de muerte

24/05/2018 - 13:35

Dos semanas después de haber sido internado en una clínica austriaca especializada en pacientes alcohólicos con crisis agudas, que inician allí una cura de desintoxicación, la salud del príncipe Ernesto de Hannover ha mejorado pero sigue en estado grave, como ha podido saber Informalia de amigos del círculo ibicenco del ex marido de Carolina de Mónaco.

Los médicos han hablado directa y crudamente con el príncipe para advertirle de que esta vez ha superado lo peor de su enésima crisis etílica pero que su vida corre serio peligro. La próxima vez que vuelva a beber ya no sufrirá solamente el delirium tremens y las alucinaciones que padeció después de la última juerga en la localidad de Grünau, cerca de Berlín. Una vez más, y será la muerte. Parece que Ernesto todavía deberá permanecer al menos tres semanas más hospitalizado: la inflamación del páncreas y las hemorragias intestinales están controladas de momento, pero a sus 64 años está muy débil.

Ni sus dos hijos mayores, nacidos del primer matrimonio con Chantal Hochuli, ni tampoco Alexandra, la hija que tuvo con Carolina de Mónaco, han hecho comentarios sobre el estado de salud de su padre. Eso sí, sabemos que la preocupación no es extrema: 48 horas después de conocerse la noticia, su hijo Christian y la mujer de éste, Alessandra de Osma, se estaban tomando una Cocacola (a seis euros) en Richelieu, un conocido local de la calle Eduardo Dato, en Madrid, donde residen el aristócrata y la peruana. 

La secretaría del príncipe no ha emitido ningún comunicado sobre su delicado estado de salud. Sin embargo, el círculo que Hannover frecuenta cuando pasa sus vacaciones en Ibiza no cree cierto que la familia del aristócrata alemán vaya a iniciar un proceso para inhabilitarle, convencidos de que Ernesto jamás lo consentiría. Y creen totalmente disparatadas las noticias de que de llegar a ser incapacitado legalmente, pasaría a estar bajo la tutela de Carolina.

Y es que aunque el matrimonio nunca haya pedido el divorcio y Carolina siga siendo princesa real de Hannover, desde su separación hace ya nueve años, Ernesto y la princesa de Mónaco no han vuelto a coincidir en un acto público, ni siquiera en las bodas de de sus respectivos hijos.

Carolina tiene buenas relaciones con los dos hijos de su ex marido, Ernesto y Christian, porque vivieron con ella desde niños durante los diez años que estuvo casada con su padre, pero de ahí a que deleguen en ella la tutela del príncipe, hay un abismo. Ernesto hijo, enfrentado con el padre por el control del patrimonio familiar, es quien podría emprender ante los tribunales el proceso de inhabilitar a su padre. Pero el príncipe quiere seguir siendo el jefe de la Casa Real de Hannover, quiere salir adelante y parece que ha comprendido que ésta es su última oportunidad. Habrá que ver si lo consigue.







Comentarios 1

#1
27-05-2018 / 09:20
Puntuación 0   A Favor   En Contra

Pero si este tipo tiene que ser irrecuperable.....tendría que volver a nacer!!!