elEconomista.es

El gran secreto de Letizia para estar siempre perfecta se llama fajas Spanx

22/05/2018 - 12:04

En su viaje de estos días a República Dominica y Haití, la reina luce como siempre una figura envidiable en la que no faltan pantalones y modelos ajustados que no todas las mujeres pueden permitirse, aunque sean tan delgadas como Letizia. En ninguno de sus vestidos hay un asomo antiestético: a sus 45 años no hay atisbo de pliegues ni arrugas y no sólo porque la reina es muy delgada.

Tampoco hay traza alguna de la ropa interior cuando lleva pantalones pitillo o vestidos tubo que moldean sus estilosas curvas. El cuerpo de Letizia tiene formas pero está perfectamente moldeado.

Y es que la reina tiene un secreto. El mismo que comparte con Beyoncé, Kim Kardashian, Jennifer López, Oprah Winfrey, Gwynett Paltrow o Kristen Stewart, tan delgada como la reina de España. Igual que muchas de las estrellas que desfilan por las alfombras rojas, Letizia es entusiasta de las fajas Spanx, una lencería creada por Sara Blakely a finales de los años 90 y que la he llevado a figurar en la lista Forbes como una de las empresarias independientes con mayor fortuna del Estados Unidos (por encima de los mil millones de dólares).

Descontenta con imperfecciones y michelines, Blakely desarrolló un tipo de faja elástica que moldeaba sin oprimir, sin costuras, transpirable, tipo camiseta, hasta medio muslo o hasta los pies, o tipo body para pantalones.

Apenas sin publicidad, Sara Blakely consiguió un éxito enorme tras asistor al programa de Oprah Winfrey, quien, después de la entrevistar a la 'fajera', se hizo entusiasta del invento y lo pregonaba cada día en su programa.

La faja llegó a España hace unos 10 años, poco después empezó a venderse en grandes almacenes y no hay muchos diseñadores de moda que no la tengan en sus talleres para animar a sus clientas: incluso las novias las llevan debajo del vestido nupcial.

Hay más e 200 modelos y Letizia tiene unos cuantos en su vestidor, aseguran a Informalia varios expertos en moda que conocen el gustos de la reina por usar esa prenda. Últimamente, las camisetas Spanx masculinas también hacen furor desde que Brad Pitt se declaró consumidor del invento. Y es que si tanto se predica por la igualdad de sexos, los hombres también deben luchar (o disimular) sus michelines. 







Comentarios 0