elEconomista.es

Así son las hermanas Marta y Cristina Álvarez Guil, las reinas de El Corte Inglés

4/05/2018 - 13:38

Lo contaba elEconomista hace días: los principales accionistas de El Corte Inglés han abierto una batalla familiar por el control de la compañía y la herencia de su ex presidente, Isidoro Álvarez. En el gigante de los grandes almacenes, la mayoría accionarial de las hermanas Marta y Cristina Álvarez Guil, las hijas adoptadas de Isidoro, han apartado de la gestión a su primo, el actual presidente, Dimas Gimeno. El grupo espera la llegada de consejeros independientes en agosto, coincidiendo con el fin del mandato de Florencio Lasaga y Carlos Martínez Echavarría. Las hijas de Isidoro Álvarez contemplan la búsqueda de consejeros independientes para su incorporación al máximo órgano de gobierno de la compañía en agosto. Pero, ¿quiénes son estas señoras que controlan una empresa tan cercana como El Corte Inglés?

Marta Álvarez Guil y Cristina Álvarez Guil llevan ligadas a El Corte Inglés casi quince años. Sin embargo, hasta la desaparición de Isidoro se mantuvieron en un segundo plano. Ambas han seguido los pasos de su madre en cuanto a la discreción que siempre caracterizó a María José Guil, con quien el patriarca compartió décadas de matrimonio, el segundo para ella.

Los primeros años tras el fallecimiento de Isidoro, Dimas controló la marca, pero las verdaderas herederas son Marta y Cristina, sus hijas de hecho, aunque no biológicas. Cuando Isidoro Álvarez conoció a la que a la postre sería su mujer, María José estaba casada con Alfonso Camorra, que falleció el 18 de agosto de 1967 con solo 59 años. Ambos dirigían el restaurante El Riscal, situado en la calle Marqués de Riscal de Madrid, templo de la alta sociedad desde los años 50. Alfonso era descendiente de la estirpe que regentó la ya mítica Casa Camorra, en lo alto de la Cuesta de las Perdices.

Por el restaurante El Riscal era habitual en aquellos años la presencia de personajes como Manuel Fraga y muchos políticos y aristócratas de renombre. Desde el marqués de Villaverde o el conde de Romanones hasta Ava Gardner o Luis Miguel Dominguín. Años después, Isidoro y la viuda se enamoraron y las niñas, que en aquel momento tenían tres y cuatro años, fueron adoptadas por el empresario. Para ellas Isidoro fue su único padre porque no guardaban recuerdos del biológico, como es normal.

Formadas en buenas escuelas en el extranjero, hablando idiomas y con experiencia en compañías ajenas a El Corte Inglés, solo llegaron a los grandes almacenes cuando estaban ya muy bien preparadas para ejercer de empresarias. Marta, experta en moda, es licenciada en derecho, y trabajó en la casa de subastas Sotheby's antes de entrar en El Corte Inglés. Después recorrió varios departamentos, incluida el área de compras de la sede de la calle Hermosilla de Madrid. Cristina también entró en la empresa de grandes almacenes pero antes trabajó durante años en Astex, la compañía de su marido, Iñaki Álvarez Valdés, dedicada a la enseñanza de idiomas y al intercambio de estudiantes en el extranjero. Las dos son muy familiares y están muy unidas: esquían en invierno y navegan en verano, estación por la que suelen pasar por Marbella desde que eran niñas.

Isidoro Álvarez prefirió que las dos hermanas dispusieran de más tiempo para ocuparse de sus hijos siendo bebés. Marta se casó con Juan Claudio Abelló Gamazo, hijo del empresario Juan Abelló y Ana Gamazo Honhelohe-Langenburg, poseedores de la undécima fortuna de España. A la boda, que se celebró en Madrid en el año 2000 en la finca Las Jarillas, donde estudió Juan Carlos de Borbón, acudieron el entonces Príncipe Felipe y los duques de Lugo. Tienen dos hijos que se llaman como sus padre: Marta y Juan, de 18 y 16 años. Sus primos se llaman Cristina y Pelayo, son los hijos de Cristina e Iñaki Álvarez-Valdés Flórez de Quiñones, hijo del fallecido Alfonso Álvarez Valdés y de Marichelo Flórez de Quiñones.







Comentarios 0