elEconomista.es

Eva González, mes y medio después de dar a luz a su hijo: "Me encantaría quedarme en casa con él"


La presentadora ha aparecido por primera vez ante los medios tras el nacimiento del pequeño Cayetano el pasado 4 de marzo. Completamente recuperada, Eva González (37) ha presentado la nueva campaña de Cortefiel llamada Por si acaso. En Informalia hemos hablado con ella sobre su nueva vida tras ser madre: "La verdad es que estoy muy bien, me he recuperado rápido. Y no, no he hecho nada, ningún régimen ni nada. Tampoco engordé mucho en el embarazo, casi me quedé igual que estaba antes".

La mujer de Cayetano Rivera estaba feliz: "El cambio pues bien, adaptándonos, conociéndonos el uno al otro. Poco a poco, él tiene también que aprender a vivir, imagínate, estaba tan a gusto en la barriguita y de repente lo sacan al mundo y tiene que comer, hacer caca, llorar, gestionar un montón de cosas por sí mismo. Eso necesita un proceso, también de adaptación. No le doy de mamar pero estoy todo el tiempo cargando con él. Se porta bien, todos los niños son buenos. Es muy bebé tiene solo siete semanas", ha declarado Eva.

Sin embargo, la modelo también ha desvelado la parte más amarga de la maternidad: "Hay momentos de todo y el que diga que todo es perfecto y bonito, pues no lo es. Hay momentos que son preciosos y hay otros que son bastante estresantes, por lo que os digo, el bebé se tiene que adaptar al mundo y tú te tienes que adaptar a él. Ahora entiendo a Samanta Villar que fue tan criticada en su día (por decir que en la maternidad no todo era bonito). No fue nada justo, realmente se pasan momentos estresantes y momentos en los que dices 'Dios mío qué he hecho con mi vida'. Luego también es verdad evidentemente que el niño te sonríe o te hace cualquier cosa y se te derrite el alma, y ya te ha compensado todo lo anterior. Yo creo que todas las mujeres y hombres deberíamos contar cómo es realmente la maternidad y la paternidad".

Aún así, la presentadora no cierra puertas a volver a ser madre y darle un hermano a Cayetano: "Si me salen hijos tan monos, tan buenos y tan todo como Cayetano, no me importaría tener más", ha asegurado.

También ha explicado cómo es su marido como padre: "Cayetano lleva bien la paternidad. Hace de todo, como tiene que ser. Al principio el momento de darle de comer lo hacíamos ambos, luego nos dimos cuenta de que era una tontería porque no dormíamos ninguno de los dos. Ahora hacemos turnos para poder descansar".

La modelo, que no ha querido hablar de Julián Contreras, sí ha explicado su ausencia al bautizo de Carlota, la hija de Kiko Rivera e Irene Rosales: "Cayetano estaba toreando y yo me quedé con el bebé, pero Cayetano conoce a sus primos, tenlo por seguro. Yo hablé con Kiko y le dije que dependiendo de cómo estuviera el niño iría o no. Ese día estaba con gases y preferí quedarme, porque es muy pequeño". Y ha contado quienes serán los padrinos de Cayetano cuando le bauticen: "Aún no hemos planificado el bautizo, no nos ha dado tiempo, encima ahora empezamos a trabajar, por lo que no nos lo hemos ni planteado. La madrina va a ser Gloria Guillén, que es mi amiga de toda la vida, y el padrino un amigo de Cayetano".

Además, Eva ha revelado cómo fue el encuentro con Pastora Soler en el que cortaron las uñas al pequeño Cayetano por primera vez detrás de la puerta para que fuera cantante: "Ella vino a casa a conocer al bebé y me contó esto. Le pregunté si se las quería cortar y al decirme que sí lo hicimos. Pero no le cortamos todas, que entone pero que no sea cantante, que sea notario mejor, que artista es una profesión muy sacrificada", ha explicado entre risas la presentadora.

Sus prioridades han cambiado al ser madre, pero la presentadora sigue sacando tiempo para grabar MasterChef: "Las horas de grabación son las que son y no soy yo la que las gestiona. En la temporada que se estrenó el otro día aparezco los seis primeros programas, pero luego los jueces hacen mi papel. Ha sido súper raro verme en la televisión embarazada, yo estuve trabajando hasta 10 días antes de dar a luz, que me tuve que ir a Sevilla".

No obstante, es consciente de las críticas en las redes sociales por incorporarse al trabajo tan pronto: "Sé que ya ha habido críticas. Mi opinión es que cada uno se incorpora cuando quiere o cuando puede. No es una imposición para nadie. No soy abanderada de nada, soy una persona trabajadora que trata de cumplir con sus obligaciones y lo hace cuando puede. A mí me encantaría quedarme con mi bebé en mi casa pero empieza la temporada de MasterChef Celebrity y quiero estar. Además hay un padre que se puede encargar de él, porque no trabaja a diario, como mis grabaciones. Entre él y mi madre, que está encantada".


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0