Actualidad

Manuel Valls fue fotografiado besándose con su amante antes de anunciar el divorcio

De origen Catalán, fue primer ministro socialista en la Francia de Hollande y ahora coquetea con Inés Arrimadas como posible candidato a la alcaldía de Barcelona con Ciudadanos. Pero Manuel Valls está en las revistas del corazón francesas porque le han pillado besándose con la portavoz del presidente Emmanuel Macron, con quien convive, según anunció 24 horas después de confirmar su divorcio. ¿Un anuncio forzado por los paparazzi?

Un año después de dejar el Partido Socialista, el ex primer ministro galo, de gira por España, no solo olvida la izquierda sino a su mujer, la violinista Anne Gravoin (arriba, junto a Felipe y Letizia, en una imagen de archivo.). Si alguien se pregunta todavía por qué en apenas 24 horas el ex primer ministro de origen catalán comunicaba su divorcio y su nueva relación, la respuesta es sencilla, y poco original: le han pillado besándose con la otra.

Además, la otra se llama Olivia Gregory, diputada de la derecha y portavoz del partido de Emmanuel Macron en el parlamento francés. Para entendernos: es como si José Luis Rodríguez Zapatero anunciara su divorcio este viernes y mañana se publicaran fotografías suyas besándose con la portavoz del partido de Mariano Rajoy en el Congreso de los diputados.

La cronología resumida es: la revista de cotilleo VSD descubre el romance entre Valls y la diputada, 16 años más joven que él, y les retrata besándose apasionadamente en público; el político anuncia su divorcio, y a continuación confirma la relación con su amante. Esta montaña rusa amorosa le ha pillado a Manuel Valls en España, donde este viernes ha dicho que se va a pensar lo de presentarse a la alcaldía de Barcelona para sustituir a Ada Colau al frente del consistorio de la Ciudad Condal. Valls, antiseparatista comprometido, se presentaría por el partido de Albert Rivera, como adelantaba La Vanguardia y recoge elEconomista. 

El beso en la boca que la prensa ha difundido entre el ex primer ministro socialista y la diputada del partido de Macron tuvo lugar el viernes pasado, un viernes 13 en toda regla para la joven política: estaba enterrando a su madre, Françoise. Las fotos del beso se hacen después de una ceremonia en la pequeña capilla de Saint-Symphorien, de Saint-Germain-des-Prés, en el pequeño cementerio de Batignolles: Manuel Valls se aproxima a la desconsolada huérfana y le planta un beso en la boca que casi toda Francia ha visto. Al margen del coqueteo de Valls con Ciudadanos para ser cartel de la formación de Inés Arrimadas en la ciudad de Barcelona, en el país vecino este romance se interpreta como otra etapa en el camino hacia el centro o incluso hacia la derecha política del que fuera primer ministro socialista con François Hollande.

A la diputada, la prensa francesa la compara con una perrita porque ella se autodefinió a sí misma como un Jack Russell, la popular raza de Uggie, el terrier de la película francesa que se llevó el Oscar en 2011, The Artist, o de Curro, el perro del anuncio de la Primitiva.

Preguntada el 2 de noviembre en una emisora de radio sobre Manuel Valls, Olivia Gregory declaró que estaba bastante bien integrado en su partido cuando en realidad se daba por hecho que estaba aislado políticamente después de anunciar su salida del partido socialista. Además de una Jack Russell, Olivia dice que nunca deja escapar a su presa.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin