Actualidad

David Bustamante, sobre su ex mujer y Miguel Torres: "Soy tan bueno que le presenté a su novio"

"Nadie puede sentirse culpable por amar", dice el cantante cuando le preguntan por la relación Paula Echevarría y el futbolista: "Quiero que ella sea feliz para que mi hija sea feliz", explica en su exclusiva de Hola. Sin embargo, sí le molestó que su hija Daniella se hiciera fotos con la camiseta del Málaga, el equipo de Torres: "Fue un gesto desafortunado, yo no lo hubiera hecho, pero cada uno es como es", se lamenta.

El cantante no es Zaratustra, pero nos venden esa entrevista "que lo cambia todo", como si su verdad fuera toda una revelación digna del profeta que hicieron famoso Nietzsche y en mayor medida Stanley Kubrik al incluir en la banda sonora de su Odisea del espacio la música de Richars Strauss. Tal y como adelantamos en Informalia, la revista  Hola publica la exclusiva, con muchas páginas: su nueva casa, un apartamento casi vacío, reflejo de su triste soledad, aunque tiene a su madre allí haciéndole compañía, y una puesta en escena muy impostada, en la que la única decoración visible son unos calabacines, pimientos rojos y verdes, cuatro limones y unos tomatitos cherry. ¡Ah!, y un dibujo de su hija con un enternecedor "Te quiero papi".

¡Qué triste ese día a día de un soltero que no quería serlo! El mensaje es claro: la ruptura fue decisión suya porque se les había acabado la ilusión. En principio, no había terceras personas y al nuevo chico de Paula, casualmente, se lo había presentado él. Si Paula es feliz (con el futbolista), que le aproveche, dice Busta. Así, su hija también será feliz, aunque ponerle a la niña la camiseta del Málaga, donde juega Miguel Torres, le ha parecido de mal gusto, por no hablar de un cabreo monumental.

Las mentiras y rumores sobre supuestos comportamientos suyos inadecuados le han perjudicado tanto que ha perdido dos contratos publicitarios, aunque reconoce que de vez en cuando se iba de juerga con los amigos. Vivir solo lo lleva mal, fatal pero deja caer que cuando estás solo, "conoces personas" y "tienes nuevas ilusiones...". ¿Nos está anunciando Busta que en el paquete que habrá firmado con Hola, hay una futura entrevista con su nueva ilusión? ¿Tal vez unas fotos, robadas o posdas? No tardará mucho la réplica de Paula Echevarría porque no hay nada mejor que un divorcio de mutuo acuerdo donde se reparten (y comparten) esas exclusivas pagadas a precio de oro.

Como contraste con la soledad de Bustamante, Hola nos ofrece distintas secuencias de una sonriente y feliz Paula Echevarría con Miguel Torres, encantados de que se les vea enamorados cara al público. ¿Será Paula una más de la larga lista caras conocidas en el currículum del jugador? Su tendencia a ligar famosas dicen que va desde Techi (la ex de más choni de Kiko Rivera), la modelo Ariadne Artiles, una tal Marisa Gómez Sandoval (un tonteo de Ronaldo), Cristina Pedroche, Mónica Hoyos, Patricia Conde y María Plaza, una modelo espectacular con la que vivió un breve matrimonio.

En otras páginas comprobamos que los hijos menores de Julio Iglesias crecen, se hacen hombres y hasta probablemente practican también lo de multiplicarse. Miguel, uno de los chicos de Julio y Miranda, sigue en todo los pasos de su hermano Enrique y se echa una novia rusa y tenista. Y no sólo le imita en la novia. Miguel quiere ser músico, luce el mismo desaliño de Enrique pero su gesto es más duro. Claro que Danielle Obolevitch no es Anna Kournikova. Danielle es universitaria, estudia en Pensilvania Historia del Arte y sólo va Miami de vez en cuando para ver a Miguel. 

La Semana Santa ya no es lo que era. El fervor de antaño se ha convertido en una secuencia de balcones en Málaga o Sevilla por los que se asoman las nuevas generaciones del colorín. Stella del Carmen Banderas acompañó este año a su padre pero la nueva protagonista del mítico balcón del hotel Larios es Alejandra Rubio, la niña-mujer que Terelu ha lanzado ya al estrellato y promete una carrera que hará pequeña la de su madre.

Lecturas

Laura Matamoros no iba a ser menos que Demie Moore en aquella portada de Vanity Fair, guapa, embarazadísima, con sortija y pendientes de brillantes, divinamente maquillada, peinado fresco y elegante, en el primer posado donde una mujer lucía orgullosa su embarazo al desnudo. Claro que a la esposa entonces de Bruce Willis Demie la fotografiaba Annie Leibowitz, y Laura Matamoros podía haber posado para el fotomatón de la esquina, en una imagen entre casera y de medio pelo. La estilista, si la hubo, ha creído que dejarle ver una especie de calzoncillos y el vaquero bajado hacía la imagen más actual aunque lo que han conseguido tira a penoso. Laura invoca en toda la entrevista a su padre Kiko Matamoros, con el que vivió enfrentamientos durísimos, y ahora se torna abuelo tierno y emocionado. Apostamos a que habrá posado familiar con el niño, la joven madre, el abuelo y quizá la ex mujer de Matamoros y hermana de Mar Flores. ¿Entrará también en el pack Makoke, la madrastra  irreconciliable?

Estábamos preparados para lo que nos espera con Alejandra Rubio Campos después de ser despixelada, pero no imaginábamos que la cosa iría a velocidad de vértigo. Ya tenemos posible futuro yerno de Terelu, un tal Álvaro Cano, de nombre artístico Lobo, compositor de temas hard y pinchadiscos de la discoteca Gabana, cuyo propietario, Tito Pajares, tuvo rollo con Terelu hace años (hoy es la feliz pareja de Sofía Mazagatos), pero siguen siendo tan amigos, que es en Gabana donde las Campos celebran todos sus eventos familiares. Lecturas aprovecha la ocasión para hacer un gran despliegue gráfico de la vida de Alejandra, mientras su madre sigue pidiendo a la prensa que respete la intimidad de su minifaldera niña.

Rocío Carrasco, más sola que la una, familiarmente hablando, en un homenaje (de medio pelo) dedicado a su madre en Marbella, donde reapareció Felipe Campuzano, aquel pianista que cuando era novio de Rosa Valenti. Pero se les metió por el medio María José Cantudo y se armó una buena.

Con motivo de la publicación de su última novela, Sandra Barneda se declara feminista, enamorada de su pareja Nagore Robles y muy ofendida porque cada mañana pasa por delante de una obra y los albañiles le dicen tía buena o algo semejante. Para ella una agresión machista que sin embargo no le hace odiar a los hombres. Pues bueno.

Semana

Más Campos en su semana de pasión malagueña y sobredosis de Alejandra Rubio, en unas fotos más sexys que las que hasta ahora ha publicado Hola. Terelu ha lanzado a su hija a los pies de los caballos periodísticos pero luego pide a la prensa que la cuide. Gemma Mengual ha pasado del bañador olímpico a casarse con un modelo tipo Pedroche dando las uvas, con tan mala suerte que el día de la boda llovió a cántaros y quedó todo un tanto deslucido. La campeona de natación amenaza con nueva ceremonia para el verano. ¿Hace falta tanto casamiento cuando ya se tienen dos hijos y no eres Angelina Jolie?

Diez Minutos

Gustavo González en chanclas, toalla de las rebajas de Alcampo, bañador multicolor y barriguita cervecera, merecen la portada de Diez Minutos. La noticia del novio paparazzi de la actriz María Lapiedra es un anuncio inmobiliario: el fotógrafo pone a la venta su casa de la costa valenciana, que no es precisamente un casoplón tipo la Preysler. El amante de la pornostar más famosa de España se deshace de su pequeño apartamento de dos habitaciones a 300 metros de la playa, por 150.000 euros. 

Y en las procesiones de la Semana Santa en Sevilla reaparece un año más Raquel Bernal, la fugaz esposa de Alvaro Muñoz Escasi, al que se le relaciona con otra actriz porno que se hace llamar Apolonia Lapiedra. La millonaria venezolana se ha hecho muy devota de las procesiones pero no tanto como al ex ministro de Justicia José María Michavila. El muy católico ex de Genoveva Casanova está con su hijo pequeño, vestido el pobrecito niño de nazareno, una imagen que a los incultos nos recuerda al Ku klux Klan y nos da algo de repelús infantil. Su nueva novia, Alejandra Salinas, apareció cuando las revistas estaban cerradas.

Nos cuentan que Carlota Casiraghi se casará este mismo año con el enésimo amor de su vida, el director de cine, o algo así, Dimitri Rassam, hijo de Carole Bouquet, una de las actrices francesas con más glamour. No conocemos la fecha de la boda pero Dimitri ha tenido presencia oficial en El Baile de la Rosa, lo que significa entrar a formar parte de los Grimaldi. Carlota está deslumbrante con su derroche de plumas, Carolina y Alexandra de Hannover en total look de Chanel, y Karl Lagerfeld, que ocupa el lugar del príncipe Alberto y Charlene, además de vestir a madre e hija, hace la puesta en escena de la fiesta.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud