elEconomista.es

Arantxa Sánchez Vicario empieza a pagar su deuda: abona 250.000 euros en un juzgado de Barcelona

27/03/2018 - 12:26

Decía que no tenía dinero pero sus colaboraciones en medios como comentarista y la ayuda de su hermano Javier le han permitido abonar un cuarto de millón de euros a la Justicia como prueba de que va a pagar su inmensa deuda.

Hace unos días saltaba la noticia de que Arantxa Sánchez Vicario no iría a prisión, una pena solicitada por el Banco de Luxemburgo a causa de la deuda de más de siete millones y medio de euros que tienen pendiente con la entidad la campeona de Roland Garros y su marido, Josep Santacana. La titular del juzgado de instrucción Número 4 de Barcelona entiende que no existe riesgo de fuga y que la prisión se decreta para inculpados que no están localizables o hayan cometido delitos violentos que supongan riesgos para el entorno si siguen en libertad.

El caso es que para Arantxa, inmersa al mismo tiempo en un divorcio complicado que se ventila tanto en Miami como en Cataluña, ha sido un alivio. Al mismo tiempo, Informalia ha podido saber en primicia que la tenista ha depositado en dicho Juzgado de la Ciudad Condal una cantidad en torno a los 250.000 euros, como adelanto a la deuda que tiene pendiente y como muestra de su voluntad de pagar. Llama la atención que hasta ahora Arantxa confesaba públicamente que no tenía "ni un euro", ya que su marido era quien manejaba las finanzas de ambos y la había dejado sin nada al romper el matrimonio.

Se cree que Arantxa dispone ahora de efectivo porque podría haber cobrado por alguna de sus colaboraciones con canales de televisión para los que comenta partidos de tenis y participa en tertulias deportivas. También es posible que su hermano Emilio, del que últimamente ha recibido todo el apoyo después de años distanciados, la esté ayudando también en lo económico. Sin embargo cualquier ayuda monetaria es todavía insuficiente, ya que sólo la cantidad que Arantxa ha pagado de momento a su abogado de Miami, alcanza ya los 160.000 dólares. La tenista ha acudido a uno de los despachos más caros de Florida, el Maurice J. Kutner cuya minuta es de 700 dólares la hora.







Comentarios 0