elEconomista.es

Arantxa Sánchez Vicario elude la prisión

22/03/2018 - 12:51

La tenista ha recibido al fin una buena noticia tras los últimos acontecimientos provocados por su complicado divorcio de Josep Santacana. La titular del juzgado de instrucción Número 4 de Barcelona ha descartado enviar a prisión a la deportista y a su todavía marido, rechazando así la solicitud del Banco de Luxemburgo, entidad a la que adeudan 7.563.969,44 euros.

La jueza entiende de esta forma que no existe riesgo de fuga, a pesar de que tanto Arantxa Sánchez Vicario (46) como su esposo residen en Estados Unidos, por lo que ha decidido no decretar su ingreso en prisión.

Cabe recordar que la petición de prisión impulsada por el Banco de Luxemburgo se trataba de la segunda ampliación de una querella criminal contra el matrimonio presentada en mayo de 2016 por alzamiento de bienes y fraude de acreedores ante el juzgado Número 4 de Barcelona. La entidad bancaria logró una sentencia favorable por vía civil hace unos meses, pero aún no había cobrado nada por parte de Arantxa y Josep. Por ello, volvieron a dirigirse a la vía penal a finales de enero, solicitando pena privativa de libertad, alegando la creencia de que habían cometido nuevos delitos.

Por fortuna para la tenista y su esposo, la jueza ha desestimado la petición y podrán seguir en libertad mientras acuerdan las condiciones de su divorcio tras once años juntos y dos hijos en común, Arantxa (9 años) y Leo (7).

Las deudas de Arantxa y Santacana

La historia de su enfrentamiento con la entidad bancaria de Luxemburgo se remonta a 2009. La ex tenista una deuda de 5,2 millones con Hacienda y, para salvarla, tuvo que suscribir un contraaval con el banco luxemburgués, donde Arantxa mantuvo durante muchos años parte de su fortuna. Un año después, la entidad cumplió con la garantía bancaria y reclamó a Arantxa el dinero. Ella, entonces, dijo no saber cuánto patrimonio tenía ni si podía disponer de ello, algo un tanto extraño puesto que la campeona de Roland Garros había revocado en 2009 ante notario los poderes que ostentaba su padre y administrador, pasando su marido a ocupar dicha figura. Desde entonces, Santacana manejaba la fortuna de Arantxa.

El banco luxemburgués demandó a la pareja en marzo de 2011 por vía civil y obtuvo una sentencia favorable en septiembre de 2013. En la misma, se condenaba a Arantxa Sánchez Vicario a abonar al banco 5,2 millones de euros más los intereses de demora. Ante la pasividad del matrimonio, el banco decidió actuar a través de la vía penal y presentó una querella en 2015.

En todo ese tiempo, además, la entidad logró demostrar que a partir de que Santacana y Sánchez Vicario ostentaran el control de las distintas sociedades en las que ella era titular, entre las que se engloban Euroilla Inversiones SL, SAG Residencial SL, SFG Investments SL e Inmuebles e Inversiones Ciudad Diagonal SL, y mediante las cuales se produjo la enajenación de todo su patrimonio e inversiones en España cuando ya había sido condenada por vía civil.

En este sentido, los asesores del banco luxemburgués se han encontrado una serie de movimientos durante los últimos tiempos que serían constitutivos de delitos de alzamiento de bienes y fraude de acreedores. Todo ello ha propiciado la petición de prisión preventiva. Desde la entidad apuntan que, en libertad, Arantxa y Josep han demostrado capacidad para seguir alejando su patrimonio mediante entramados societarios y estructuras fiduciarias, agravando así el delito por el que fueron querellados hace casi dos años. Por ello, solicitaron cárcel o, en su defecto, una fianza de diez millones de euros, petición rechazada por el juez.







Comentarios 0