Actualidad

Ágatha Ruiz de la Prada: diez contradicciones que la delatan como la famosa más despechada de España

La diseñadora de moda habla largo y tendido de su ex marido, del año que ha pasado desde que el periodista la abandonó, y de perros, entre otros temas. En la entrevista publicada por la revista Semana este miércoles, la ex de Pedro J. Ramírez rechaza que el espectáculo mediático que protagoniza tenga que ver con que esté despechada pero incurre en contradicciones dignas de comentario, especialmente si analizamos las numerosas declaraciones públicas que ha hecho desde aquella mañana del 3 de noviembre de 2016, cuando Informalia adelantaba en exclusiva la noticia bomba. Aquella misma noche dábamos a conocer los detalles de la ruptura, y ya se intuía que nunca más se llevarían bien. La modista llama tontos a quienes opinan que exhibe un despecho de manual. Sin embargo, es tan obvio como comprensible.

Basta enumerar unos pocos detalles:

1. No para de repetir que ha pasado página y sin embargo habla de ello y, es más, no sería portada de revistas ni carne de Sálvame si no fuera porque habla de ello. 

2. Admite que le dan premios los enemigos de Pedro J. y que ahora está en el mismo barco que ellos.

3. Reitera hasta el empalago que se lo está pasando bomba y que no ha ligado más en su vida pero admite que no ha tenido relaciones y que lo le hace falta. Dime de qué presumes...

4. Explica que superó el disgusto tomando pastillas para dormir y saliendo de fiesta. 

5. Dice que le da igual lo que piense la gente pero vive de que la gente compre sus productos y es una experta en vender (marketing) sus diseños en los medios: o sea, en influir en la opinión pública o, al menos, tratar de hacerlo.

6. No explica por qué hablaba todo maravillas de Pedro J. cuando habló junto a él con Risto Mejide o Bertín Osborne: ¿mintió entonces, miente ahora?

7. Dice que sus hijos están "muy desilusionados" con su padre y ellos sin embargo no lo han corroborado. También afirma que Cósima y Tristán se han visto traicionados por su padre y ellos no han dicho tal cosa, al menos en público. 

8. Admite que mantendrá siempre el rencor contra el padre de sus hijos. ¿Mayor prueba de despecho? "Nunca volverá a ser como antes.

9. Admite que le han sentado mal los posados de Pedro J. con su nueva esposa y lanza un dardo contra Cruz Sánchez de Lara. "Tal vez (a Pedro) le exijan estar odioso conmigo", sugiere. "No es una persona educada", dice de su ex  a propósito de sus apariciones en medios.

10. Miente y justifica que cuando Pedro J dejó a su primera mujer por ella, era muy joven: "Tenía 25 años y no tenía ni idea de que él estaba casado", contesta faltando a la verdad, tal y como ella misma explica a continuación: "Él me aseguró que eso estaba acabado". ¿Qué le hace suponer que no se lo aseguró igualmente a Cruz?

Pero sobre todo, lo que demuestra qué es lo que le pasa a Ágatha es recuperar el relato de cómo sucedió todo. Recordemos que, como también contamos en primicia, la diseñadora y el director de El Español se acababan de casar tres meses antes de que estallara el escándalo, y se les había visto juntos en desfiles de moda, en el Teatro Real y hasta habían posado para una revista de moda. Como ella misma reconoce, para Ágatha todo fue una sorpresa. Una semana después del soponcio, Ágatha estaba llorosa, devastada y, según una persona que la vió esos días "sentía que se le había derrumbado una parte de su vida". Aunque ahora no para de salir, días después del disgusto tuvo que anular la asistencia a algunos actos públicos, como uno en el Ritz al que finalmente no acudió. Es comprensible pero ahora repite en cada entrevista que ella siempre acude cuando se compromete. 

Posiblemente el despecho que Ágatha niega, aunque lo demuestra a cada frase, tuvo que ver no solo con la sorpresa que supuso la estrategia de Pedro J. Ramírez, sino con que se supiera desde el minuto uno que fue el periodista quien tomó la decisión de abandonar a su mujer.

Recordemos que para decírselo, el director de El Español eligió el sábado 29 de octubre, justo al comienzo del puente de Todos los Santos. "Tenemos que hablar, tengo que decirte una cosa", comenzó a musitar él, según relató entonces a Informalia una fuente muy cercana a la diseñadora. "Te dejo, estoy con otra persona", añadió a continuación.

Nada más escuchar esto, Ágatha cambió el semblante tranquilo por otro y se vivieron momentos de tensión. Ante esta situación, Pedro J. dijo: "Vamos a tomárnoslo con calma", según el entorno de la propia diseñadora. Pero lejos de tranquilizarse y continuar con una conversación serena o amistosa, Ágatha le espetó al padre de sus dos hijos que "de calma, nada. Te vas ahora mismo de casa". Dicho y hecho: no mucho después de estas palabras, el periodista abandonó el domicilio familiar, en el madrileño Paseo de la Castellana.

Risto Mejide hablaba de infidelidad con Ágatha un año antes de la ruptura. Fue a propósito del polémico vídeo sexual en el que estuvo implicado Pedro: "Yo lo viví bastante bien. Lo del vídeo es una putada que le hicieron Felipe González y Juan Luis Cebrián, director de El País. Estoy convencidísima", dijo Ruiz de la Prada. Aquella infidelidad no tuvo consecuencias graves en su relación. Las palabras de la diseñadora en televisión ante toda España cobran sentido ahora: "Yo le perdoné y me porté muy bien. Esas cosas o te separan o te unen y luego Pedro J. se portó fenomenal. A mí me vino muy bien porque se acojonó tanto que se ha portado mucho mejor de lo que se hubiese portado sin el vídeo. Me trató durante años como una reina", declaraba. Sin embargo, no le perdonará que se haya enamorado de otra y la haya dejado. Es normal, es humano y se llama despecho. 

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud