Actualidad

Jimmy Giménez Arnau, sobre la herencia de los Franco: "Son 40 años robando"

  • Los joyeros temían a Carmen Polo

El controvertido periodista estuvo cinco años casado con Merry Martínez-Bordiú y Franco, nieta del dictador, con quien tuvo a su hija Leticia (25 de enero de 1979). Desde que rompió con ella, ha escrito libros y ha hablado en innumerables ocasiones sobre la que fuera su familia política. Ahora comenta la herencia de los Franco.

Preguntado por la cuantía de la fabulosa herencia de la familia del general Franco a la muerte de su única hija, Jimmy dice que "es incalculable" porque es el resultado de décadas de expolios: "Son 40 años robando", repite Arnau. Sobre las joyas, el que fuera yerno de Carmen Franco recuerda que había un cuarto destinado a las alhajas: "Un cuarto de armarios dividido por la mitad, armarios de 1,50, 1,60, estrechitos, con joyeros, donde había unas placas de latón, enganchabas una escalera y accedías a la parte de arriba, que volvía a ser lo mismo". El contertulio apunta que Merry, su mujer entonces, le decía: "Abre el que quieras. Eran muchos cajones, abrí y todo eran joyas", reitera.

Jimmy recuerda la anécdota de un joyero. "Muy amigo mío, se llama Pepe, era joyero. Y un día apareció la señora de Meirás y vio una pieza que le gustaba mucho. Y se lo hizo saber. Al llegar a casa vio que no le habían enviado esa pieza, porque se suponía que cuando ella decía: '¡Qué bonito!' se la tenían que regalar", relata.

Según Arnau, se la quitaron a la fuerza y perdió por la pieza esa una barbaridad. "Acabó cerrando la joyería y ahora es el mejor carnicero que hay en el mercado de Ayala. No es leyenda", insiste Jimmy.

El contertulio asegura que el pánico de los joyeros era tal cuando La Collares (así se referían a Carmen Polo de Franco) aparecía por las tiendas y se encaprichaba, que "organizaron un prorrateo entre todos. Si te tocaba a ti, en lugar de que tengas tú que pagarlo todo, lo repartimos entre todos, porque si no, la ruina".

comentariosicon-menu1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
Buenavista
A Favor
En Contra

Siento tener que contradecir a J Giménez A, en honor a la verdad lo hago. Cierto dí­a hablando en casa del recientemente fallecido joyero, Luis Gil, a quien fuimos a visitar, ílvaro Figueroa, Conde de Romanones y yo, a fin de que nos diera una aproximación del coste de un broche que habí­a sido robado. Durante el curso de la conversación en su casa esquinazo en la calle Serrano, salió el tema que comenta con toda falta de veracidad este en su artí­culo. La Duquesa de Franco era muy buena amiga de la madre de ílvaro: Aline Grifith, Condesa Vda. de Romanones. Le comenté precisamente la fama que se habí­a corrido acerca de la Señora de Meirás, a quien Luis conocí­a muy bien y le habí­a hecho varias joyas. Lo desmintió rotundamente y comentó que una vez muerto el Caudillo, tení­a un encargo pendiente para su viuda, en esa ocasión le rogó que le permitiera tener una gentileza con ella y no cobrarle ese encargo en concreto, a lo que la Señora de Meirás accedió. Pero comentó insistiendo que nunca jamás dejó de pagar y que era totalmente FALSO LO QUEse decí­a de ella. Era pura calumnia de los españoles envidiosos.

Puntuación -4
#1