Actualidad

El nuevo pelazo del ciudadano Ignacio Aguado refuerza su imagen: en la sede han cambiado sus fotos antiguas

  • Desapareció de la escena pública en julio y agosto

Estos días el portavoz de Ciudadanos en la Asamblea madrileña es noticia después de haber impedido con los votos de su partido que la presidenta de la Comunidad declare en la comisión sobre corrupción promovida por la oposición al Gobierno del PP para esclarecer el llamado Caso Lezo. Después de todo, Ignacio Aguado es el líder de la formación que sostiene a la sucesora de Ignacio González al mando del ejecutivo autonómico. Tras un supuesto cambio de posición de la formación naranja, no han faltado desde PSOE y Podemos las voces que le acusan de haberles tomado el pelo. Y hablando de pelo: la foto de arriba a la izquierda es de hace meses y la otra es de hace cuatro días.

Sí, estamos ante una noticia confirmada: a punto de cumplir los 35 añazos, este abogado, que nació justo en el segundo aniversario del golpe de Estado del 23-F, estaba perdiendo pelo y decidió poner remedio a su incipiente calvicie pasando por el quirófano. El injerto le obligó a desaparecer durante una buena temporada pero al final las imágenes cantan. Desapareció de la escena pública durante julio y agosto y regresó en septiembre con el pelo muy corto. Se le nota mucho si se comparan las fotografías. Por cierto, lo mejor es que han cambiado hasta las imágenes suyas en la sede para que no se notara tanto al verle de cerca en cuerpo y alma.

No es que quiera parecerse a Puigdemont, pero la imagen es un político es importante, y cuanto mejor salgan ellos o ellas en los carteles, más votos. Ahora que parece que está cuestionado dentro del partido de Albert Rivera, es lógico que se preocupe por reforzar su imagen. No es fácil competir con Begoña Villacís, una mujer capaz y con muy buena prensa.

Aguado no es ni mucho menos el primero que se retoca. Ahí está la mítica pelambrera célebre que surgió sobre la cabeza de José Bono. Tampoco podemos olvidar el caso del gran Rafa Nadal, tres años más joven que Aguado.

Muy sonada fue también la operación del marqués de Griñón, que decidió rejuvenecer su imagen para casarse con una mujer con la mitad de edad que él, Esther Doña, de 40 años. El caso del presentador Hilario Pino causó sensación en su época. Otros famosos, como el entrenador del Atlético de Madrid, Simeone, o el actor John Travolta también quisieron recuperar su pelo, no siempre con resultados totalmente satisfactorios.

El portavoz del grupo parlamentario de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid es miembro de la Ejecutiva de Ciudadanos.

Gran deportista, como su jefe nacional, Ignacio jugó también al waterpolo en el Real Canoe Natación Club y compitió en torneos de debate universitario. Su aspecto es muy agradable y no cuadraba con tan buena facha quedarse calvo a tan corta edad. No a todos los varones les queda tan bien la azotea despejada como a Luis Tosar, que compensa con cejas la falta capilar.

Aguado contrajo matrimonio hace año y medio con Paula Lucas Díaz, periodista pero el diputado ya compartía casa con ella antes de oficializar su amor. Paula nació y se crió en Paracuellos del Jarama mientras que su marido se mudó a San Blas para vivir con ella dejando atrás a su familia en la exclusiva urbanización de La Moraleja. 

El precio de la operación de injerto de cabello no se ha desvelado pero no es problema para Aguado. Si bien las tarifas varían dependiendo de varios factores, al portavoz de C's no le falta dinero. Recordemos que cursó Derecho y Administración de Empresas en la Universidad Pontificia de Comillas-ICADE, entidad privada que no sale barata.

Su familia posee una empresa tecnológica y sus activos se cuentan por millones de euros. Si hay alguna razón por la que Aguado está en política, no es por dinero. Otra muestra de que Ignacio Aguado no pasa por apuros es la luna de miel de que disfrutó, que fue larga y cara, según apuntan fuentes cercanas al político.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin