elEconomista.es

Sergi Arola denuncia una mano negra: "Hay gente muy cabreada que quiere hacerme caer"

18/01/2018 - 14:40

Días después de que se publicara que el chef está "arruinado y hundido", según desveló su entorno, el propio cocinero ha salido al paso de las últimas informaciones para desmentir que esté pasando una situación tan mala como cuentan los medios y denunciar una mano negra.

"Hay gente muy cabreada que quiere hacerme caer", ha declarado durante su aparición en Espejo Público, haciendo referencia a las imágenes que se publicaron este lunes y en las que se le veía abandonando un hospital en Madrid, donde acudió a Urgencias por un ataque de ansiedad. Eso sí, Sergi Arola no ha querido dar la identidad de estos supuestos enemigos.

En cambio, sí ha desvelado son los problemas de salud que le llevaron a acudir al centro médico: "Después de hablar un largo rato por teléfono noté que se me dormía la mano izquierda. Fui a una clínica, me hicieron un electro y todo bien", dijo.

Durante su intervención en el programa de Antena 3, Arola ha reconocido que no le ha ido bien en el mundo de los negocios: "Entono el mea culpa... como empresario soy un desastre", señaló el cocinero, al tiempo que aseguró que la crisis le ha pasado factura: "Inauguré un restaurante en 2007. Me comí la crisis y cuando repunté la mochila que llevaba de deudas era tan grande que me obligó a cerrar en 2014, cuando ya era rentable", recordó. Dicho restaurante le llevó a contraer una importante deuda de 308.000 euros con Hacienda e incluso fue precintado durante dos semanas en 2013. Después, Arola reconoció la deuda, abonó 20.000 euros de entrada y una cantidad mensual de 2.500 euros que aumentó a 3.500 con el paso del tiempo.

El chef, que trabaja en el Restaurante LAB de Sintra, también se ha mostrado especialmente dolido con unas declaraciones de su entorno relacionando su delicada situación financiera con la sentimental, en la que ha sufrido dos complicadas rupturas en cinco años: primero con su mujer y madre de sus tres hijos, además de socia capitalista, y después con Silvia Fominaya.







Comentarios 0