Actualidad

Jesulín de Ubrique, obligado a bajarse los pantalones por dinero

El marido de María José Campanario pasa por debajo del futbolín: dado que en las plazas de toros ya no puede ganar el dinero que necesita, ahora no tiene más remedio que hacer de bufón para ¡Hola!; o sea, lo mismo que su ex y que su actual mujer.

¡Hola!

Empieza el año pero el escalafón apenas se mueve. Los mismos perros con distintos collares, recordamos el refrán mientras vemos en la portada de ¡Hola!, una vez más, a Jesulín, entre el amor y el quirófano. Claro que el torero no engaña. Cuando se encuentra con reporteros y le hacen preguntas, Jesulín sólo contesta: "Leed el Hola".

Y es que lo que ya no puede ganar en las plazas tiene que implorarlo a la revista. El tema siempre es el mismo, que se casó con María José Campanario para siempre, que la quiere en la salud y en la enfermedad y que esta vez el hospital le ha tocado a él.

Cualquier excusa es buena para hacer una exclusiva, las dos hernias de nada que le han operado y un posado con detalles algo zafios. Jesulín se baja los pantalones para enseñar las huellas de la operación y en otra foto posa con el zapato encima de una butaquita forrada de blanco, algo que harían Donald Trump, o José María Aznar cuando se hizo aquella foto en el rancho de Bush con las piernas encima de la mesa. Pero George Clooney nunca lo haría.

Otra pareja que nos aburre sobremanera, David Bisbal y Rosanna Zanetti. Siguiendo el ejemplo de Paris Hilton con pedida de mano en una pista nevada, el cantante y la venezolana se han comprometido esquiando y anuncian boda. ¿No eran ya pareja de hecho? Ya resultan tan empalagosos como Carlos Falcó y Esther Doña. Ufffff.

Rocío Carrasco reaparece y llora. Sus lágrimas no se deben a la ausencia de sus hijos. Rociíto se emociona al asistir a un musical en honor a su madre. Un espectáculo que lleva ya dos años en cartel con más pena que gloria y ahora parece que ha vuelto a la cartelera de un teatro de barrio. Rociíto necesita urgentemente una estilista que le tire a la basura esa gorra visera a cuadros que se enfunda tanto para fiestas como para ir a los Juzgados.

Dos chicas nuevas, jóvenes y muy monas, una novedad que necesitan con urgencia las revistas del corazón. Son Paula y Andrea Paredes, de 19 años, a las que ¡Hola! presenta como las sobrinas de Norma Duval e hijas de su hermana Carla, omitiendo su apellido paterno, el de su padre Santiago Paredes, un señor muy respetable fallecido hace dos años.

Norma explica que las chicas han aprobado la Selectividad y meditan su futuro universitario pero de momento mientras eligen carrera, dice tía Norma, harán pequeños trabajos. ¿Dónde? En la moda, naturalmente, desfilando y cobrando por posar, que es la profesión facilona a la que tienden las cachorras y los cachorros de la gente que vive del papo, siguiendo el ejemplo de Ana Boyer, Gloria Camila, Kiko Rivera, Fran Rivera, Chabelita... Al fin y al cabo, es lo que vieron de pequeños.

Norma y sus espectaculares sobrinas nos enseñan el casoplón de los antepasados de la vedette, una mansión tipo Alpes suizos pero en Segovia, rehabilitada por la ex de José Frade y recomprada a sus últimos dueños. Todo huele a una promoción inmobiliaria y turística.

Norma anuncia que estudia ofertas para volver al teatro aunque hace un tiempo aseguraba que la escena y repetir función dos veces al día le daba una pereza enorme. No olvidemos que Norma es de las que vende una exclusiva para decir que se casa, otra para decir que ya no, y esas cosas... Hasta vendió que estaba embarazada de Frade y luego perdió, según dijo, al bebé. No recuerdo si también vendió eso.

La sorpresa de la semana es Lourdes Montes ¡sexy!, casi en topless. Lo nunca visto, aunque se trata de promocionar su colección de moda flamenca que no acaba de despegar, como tampoco salió adelante su firma de trajes de novia. Cuesta trabajo creerse el semi striptease de Lourdes en plan maléfica pero ahí está. Esta joven y su marido ya son unos especialistas consagrados en sacar dinero de su fama.

Lecturas

Alba Carrillo y Fonsi, en el Juzgado de Familia. El DJ pide la custodia de su hijo Lucas. Alba podría pagar la factura de tantos excesos verbales, demandas a diestro y siniestro y vivir un ambiente de escándalo permanente poco propicio para un niño.

Lucía Pariente, la madre y representante de Carrillo, explica que su hija ha dejado los platós para preparar su defensa. Una estrategia de mejora de imagen que quizá llega demasiado tarde. Por cierto, ¿alguien recuerda la demanda que le iba a poner Feliciano López a Alba Carrillo por sus declaraciones, aquella que publicó TVE Corazón, y que tanto revuelo causó? ¿La ha puesto? Parece que no era verdad.

Buscando morbo donde sólo hay sentido común, Lecturas considera que Rocío Carrasco desprecia a su prima Chayo a la que habría vetado como protagonista del musical sobre Rocío Jurado. Pero la propia Chayo considera que no está a la altura de encarnar a La Más Grande y se conforma con cantar algunos de sus temas por escenarios modestos, como las fiestas de los pueblos o las residencias de la tercera edad donde hace dúo con su madre.

Se ve que la que envenena el ambiente es precisamente Rosa Benito, mosca cojonera que nunca se resigna a ser una perdedora y sigue pregonando por las redes sociales ese supuesto desprecio de Rociíto a su prima.

El paso inminente de Terelu y Carmen Borrego por el quirófano le sirve a la revista para hacer un repaso comparativo del antes y el ahora de las hijas de Teresa.

Carmen Borrego, antes de la papada, y Terelu, cuando lucía figura y era incluso sexy. Terelu quiere volver a encabezar la lista de las mujeres más deseadas del país.

¿Basta con la cirugía o debe también olvidar las porras?

Parece que la intervención les saldrá gratis total ya que será televisada como parte de un nuevo episodio de Las Campos y las facturas correrán a cargo de la productora del programa. Finalmente no será el doctor Enrique Monereo, artífice de los lifting de María Teresa, quien oficie la ceremonia, parece que no quiere participar en el show.

Las confidencias de Gustavo González a Pilar Eyre pueden dar lástima o risa. Depende del crédito que le demos. El paparazzi le cuenta a Eyre que por amor a María Lapiedra ha puesto lavadoras en casa de su amante cuando ella estaba inmovilizada por una operación, le doblaba la ropa interior y pasaba el polvo de los muebles.

Chenoa se ha rebañado el dedo meñique al hacer una tortilla. ¿Quién le manda pelar patatas cuando aborrece la cocina y no sabe ni encender la vitrocerámica? Todo ocurrió cuando estaba de vacaciones en Mallorca aburrida y sin nada que hacer. Una mujer ociosa es su mejor enemiga.

Semana

En traje de fiesta (distintos modelos estilo Bravo Murillo), chaquetas de piel, en la nieve de una pista francesa y con botas post sky. Son los distintos looks que luce Belén Esteban en la portada de Semana para explicar que está viva y coleando, su ausencia del plató del Sálvame y que sus enemigos pueden esperar sentados porque Belén es incombustible. ¿Tanto montaje para lo mismo de siempre? Bastaba ir a Navacerrada, tan cerquita de Madrid, para hacerse las fotos y enchufar la grabadora para escuchar más de lo mismo sobre Toño Sanchís, lo (poco) que gana en la tele y que Jesulín le cuelga el teléfono cuando intenta hablar con él. Belén explica que le van a meter en el cuerpo una bomba de insulina. Si se produce una explosión que Dios nos coja confesados.

Fotos nuevas de la misa de Reyes en el Vaticano, oficiada por el Papa Francisco, en la que la infanta Cristina, Iñaki Urdangarín y sus cuatro hijos ocupan puesto de honor en primera fila como otras personalidades. Mientras los urdangarines asistían a la ceremonia, el rey Juan Carlos celebraba su 80 cumpleaños en Zarzuela acompañado de toda la familia, incluidos los primos más lejanos.

Las fotos demuestran que algo se está moviendo ya en la imagen pública de Iñaki Urdangarín, hasta ahora apestado socialmente. Aunque el marido de la infanta Cristina puede entrar en la cárcel este año, el Vaticano le devuelve a su rango anterior. Y pocos días más tarde, el rey Juan Carlos viajó a Ginebra para acompañar a su yerno que celebraba su 50 aniversario. Urdangarín perderá su libertad pero le regalan algo de dignidad para que entre en prisión con la cabeza menos baja.

Semana recoge el follón montado en el plató de Telecinco por Alonso Caparrós, dedicado últimamente a decir barbaridades sobre su familia ("Odio a mi padre"). Este chico debería tomarse un tranquilizante para intentar cumplir el cuarto mandamiento y evitarnos apagar el televisor cada vez que aparece en un plató.

La nueva vida de Xabi Alonso y Nagore Aranburu después del retiro del jugador no puede ser más placentera y excitante. El futbolista y su mujer se dedican a disfrutar por las calles de Madrid con su moto de alta cilindrada, su actual juguete favorito, al que han customizado poniéndole un sillín con piel de Ubrique. No la de Jesulín, sino la de uno de los exquisitos talleres artesanos donde hacen los mejores bolsos del mundo.

Georgina Rodriguez se pone a dieta y también visita la delegación de Hacienda. ¿Hay una relación entre el sobrepeso y el ministro Montoro? ¿Tiene la novia de Cristiano kilos de más, pero en peso o en pasta?

Diez Minutos

La revista apuesta esta semana por fotos exclusivas demostrando que una imagen vale más que mil declaraciones. Y así vemos a María José Campanario, quien va al hospital de visita, mientras esta vez el paciente es Jesulín, operado de dos hernias que no le dejaban volver a los ruedos.

Más imágenes de impacto: Gustavo y María Lapiedra abrazados mientras pasean por Madrid. María ya se ha ganado una silla de colaboradora de Sálvame, tiene contrato firmado para Supervivietnes y hasta va a colocar a su ex marido en el reality. Jugada redonda.

El Yoyas, un desecho televisivo que ya teníamos olvidado, ha sido acusado de maltratador por Fayna, su ex mujer, otro producto de la segunda edición de Gran Hermano. Yoyas asegura que no fue maltrato físico. Está convencido que un insulto duele menos que una bofetada. Grave error.

Alberto y Charlene se fueron de vacaciones al Caribe. Charlene sigue estupenda con la figura que tenía cuando era nadadora olímpica. El príncipe de Mónaco luce tripa cervecera poco favorecedora. En una foto da la impresión que Charlene está a punto de darle a su marido con un remo en la cabeza. Nos hemos perdido la mejor imagen. Y pensar que este tipo es hijo de Grace Kelly...

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin