Actualidad

Jesulín de Ubrique se declara a su mujer: "¿Crisis? Jamás, estoy enamorado y me voy a volver a casar"

Este miércoles ha amanecido con un particular duelo en los quioscos. En un lado del ring (o del papel) está Belén Esteban (44), que ocupa la portada de Semana. En el otro lado aparece Jesulín de Ubrique (44), que se declara más enamorado que nunca de María José Campanario (38) y responde a los últimos ataques recibidos mientras cuenta sus últimos problemas de salud.

El diestro protagoniza la portada de ¡Hola! y no se guarda nada en una jugosa entrevista que promete no dejar a nadie indiferente. Lo primero, el amor que siente por su mujer. Desmiente cualquier crisis y se declara tan enamorado como el primer día: "¿Una crisis? Jamás, estoy al pie del cañón, con las mismas fuerzas y el mismo amor", asegura el torero, que insiste: "Quiero a mi mujer y punto, y se ha acabado (...) Me casé en lo bueno y en lo malo, en la enfermedad y en la salud. Lo nuestro es de una solidez total y absoluta. El amor y la pasión, en nuestro caso, son incondicionales".

En esta línea, la doble intervención de hernia del ex matador no ha hecho más que reforzar su relación con Campanario: "Ella ha estado ahí, al pie del cañón. Estaba preocupada, pero ya se ha ido superando todo". Por suerte, Jesulín ya se recupera de la operación del pasado viernes: "Estoy molesto y dolorido porque me han tenido que hurgar mucho por dentro y profundizar bastante (...) Evoluciono bien y ya estoy en casa. Tengo que ir, poco a poco, empezando a hacer vida normal, pero mínimo tengo un mes de recuperación", explica.

Al igual que ella, Jesulín también ha apoyado a su mujer en sus últimos dos ingresos hospitalarios, sucedidos en plenas fechas navideñas, tal y como desvela el torero: "Estuvo cinco meses bastante bien y estas Navidades le vino un brote de su enfermedad (fibromialgia). Tuvo primero un ingreso y luego estuvimos diez días en el hospital, en Sevilla (...) desde el día 26 de diciembre hasta el 4 de enero". Debido a ello, se comieron las uvas en el centro médico: "La Nochevieja la pasamos mi mujer y yo en el hospital. Compré una bandeja de jamón y otra de gambas, nos tomamos las uvas y a brindar sin alcohol. Esta vez, desgraciadamente, tocó así", cuenta el diestro.

Aunque reconoce que han sido unas Navidades "muy duras", lo cierto es que ahora tanto él como su esposa se recuperan de sus percances sanitarios: "Ella ahora tiene un tratamiento de cámara hiperbárica, que le está yendo muy bien, junto con su tratamiento de base. Así que esperemos que tardemos mucho tiempo en volver a un hospital", señala.

Es por ello que ahora tan solo piensa en casarse de nuevo con su esposa en la boda que prometió celebrar este pasado verano y que no se pudo llevar a cabo por motivos de salud: "Por supuesto que no está cancelada, solo la hemos tenido que posponer. Queremos celebrar nuestros 15 años de casados con nuestra familia y nuestros amigos más cercanos", declara.

Por último, el torero asegura que seguirá toreando y habla de su hija Andrea, fruto de su relación con Belén. "Me parece fenomenal que no quiera ser un personaje público. Yo la apoyo al cien por cien", dice antes de responder a la pregunta sobre si irá a visitarla a Inglaterra, donde cursa estudios universitarios: "Te aseguro que cuando yo vaya a ver a mi hija no lo sabrá absolutamente nadie", sentencia.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Kiko Hernández, Potorra, Patiño......Zas en toda la "BOCAZA"!!!!! No decí­as con esa seguridad, firmeza y veracidad que os caracteriza, que no llegaban juntos ni a Nochebuena?...... No decí­s una verdad ni por equivocación, que vergí¼enza dais.

Puntuación 5
#1