elEconomista.es

Javier Hidalgo: afortunado en el amor, desafortunado en los negocios

2/01/2018 - 17:29

El empresario vive uno de sus mejores momentos a nivel personal junto a Sol González y su hija Camila. No obstante, no todo son alegrías para Javier Hidalgo (45), ya que el relanzamiento del negocio de buses por el que lucha desde hace años le está dando más de un dolor de cabeza.

Desde 2012, solo ha ganado una concesión en este negocio de buses, lo que demuestra sus dificultades para ser competitivo a la hora de ofrecer un servicio de calidad suficiente que le haga obtener beneficios. Aunque parece que esta situación no parece afectar a su empresa Globalia, que desde noviembre tiene como director ejecutivo a la pareja de Sol González.

equipazo ???? #Colate #borbo?n #eljefe #rosauro y nuestros enanos

Una publicación compartida de FONSI NIETO ???????? (@fonsinieto10) el

Precisamente es Sol quien le hace sentirse afortunado. Con ella y con su hija Camila de 3 años y medio comparte su día a día y no tiene reparo en reconocer que ser padre le ha cambiado: "Veo la vida y amo de otra manera.También entiendes mejor a tus propios padres, esa falta de comunicación que a veces ya noto con mi hija. Tenemos una relación muy especial, me vacila, es muy gracioso. Ella tiene amor por su madre; a mí me besa y me hace caso cuando quiere", explicaba en una revista a El País.

Además ambos han confesado en más de una ocasión que quieren darle un hermanito a Camila,  aunque la boda de momento no entra en sus planes. Una situación personal que comparte con sus amigos Eugenia Silva y su pareja Alfonso de Borbón o Amaia Salamanca y Rosauro Varo, con quien también le une una relación empresarial.

Javier y Rosauro comparten negocios regularmente, como la venta de Pepephone -adquirida por el grupo MásMóvil por 158 millones de euros-, y ahora son socios en la construcción de un edifico de exclusivos apartamentos en Puerto Cancún, México.







Comentarios 0