Actualidad

Las Navidades de César Alierta e Isabel Sartorius: ni una cena, ni una llamada, como mucho un Whatsapp

No están siendo éstas unas navidades fáciles para Isabel Sartorius. La ex novia de Felipe de Borbón ha visto sus ilusiones truncadas. Como ya contó Informalia, su relación con el expresidente de Telefónica no progresó adecuadamente. Hubo un punto y final que no parece tener vuelta atrás a corto plazo, si bien ambos están dispuestos a seguir siendo amigos y comprometidos con buenas causas.

Alierta decidió alejarse de la mujer que le ha acompañado durante cinco meses. La ruptura ha truncado también las ilusiones de todos los fans de una mujer bellísima, que suscitó las simpatías del pueblo español. Consideraban que merecía una oportunidad para ser feliz. Él, como siempre ha hecho, ha optado por desplazarse al chalet de Huesca, en La Jacetania, donde suele celebrar con toda su familia las fiestas navideñas. Isabel vuelve a ser libre. Tiene el apoyo de sus familiares y amigos, que intentan cerrar filas con ella y, de cara a la galería, fingen que todo sigue igual. A fin de cuentas, Isabel solo llegó a decir a Hola que "se estaban conociendo". Según fuentes cercanas a César Alierta, hubiera sido mucho más prudente que no dijera absolutamente nada.

No han contribuido a consolidar el futuro de la relación ni las fotos de ambos a la salida del concierto de Cecilia, ni tampoco los consejos procedentes del entorno de Rafael del Pino (Ferrovial). Isabel tiene como mejor amiga y confidente a Astrid Gil Casares, la ex de Rafael. El divorcio de ambos fue muy sonado. En el mundo de las finanzas no es de buen tono aparecer en publicaciones que no sean las de color salmón. Astrid concedió una entrevista a Vanity Fair que provocó el sonrojo, por su desinhibición, entre las más altas esferas de la jet económica. Y curiosamente fue en Vanity Fair donde una fuente cercana al entorno de ambos, cuyo nombre no se reveló, habló con absoluta libertad sobre ambos. "Están locos de amor (…) Tienen mucha piel e intelectualmente coinciden mucho. Estás con ellos y no paran de tocarse, de besarse. Ya no se esconden ( … )Tienen una conexión bestial". Aquella información disgustó mucho a Alierta, tanto o más que las fotos suyas en las portadas de las revistas del corazón.

Jamás creyó Isabel, sostienen fuentes cercanas a ella, que existiera ninguna rival, pero recientemente hablábamos de la enorme amistad entre la viuda del jugador de futbol Lapetra, Clara Lorén, y el presidente de la Fundación Telefónica. Tienen edades similares, ella es muy guapa, y ambas familias se conocen de toda la vida. De hecho, su hijo Christian es el presidente del Zaragoza, el Club al que tan vinculado está Alierta.

Según llegó a decir Federico Jiménez Losantos en su programa, Clara, azafata en su juventud y una de las mujeres más bellas y distinguidas de la sociedad, la había hecho polvo, porque se trataba "de gente muy discreta" y si había posibilidades de que una hipotética historia cuajara, éstas se habían visto seriamente perjudicadas al conocerse su nombre.

Federico, aragonés como Alierta, habló de otras posibles rivales. César Alierta es a sus 72 años un hombre atractivo para algunas mujeres y nadie quiere, comentaba el periodista, que su enorme fortuna salga de Aragón. Desde hace algún tiempo no cesan de presentarle gente para contrarrestar cualquier posibilidad de que Isabel, que cumple 53 años dentro de un mes, pueda recuperarlo. No quieren que se sienta solo.

A Alierta, viudo desde hace dos años, le produce pavor ser conocido por sus amores en lugar de por su trabajo al frente de la Fundación que preside, donde trabaja Isabel Sartorius como asesora externa, al igual que otros profesionales como Isabel Durán. Cuando dejó la presidencia en manos de Pallete, que pasará estas fiestas esquiando en Sierra Nevada con su familia, se imaginaba una vida muy distinta a la que el futuro le ha deparado.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin