Actualidad

Carmen Franco está sumida en una profunda depresión, según una amiga

Tranquila, serena pero muy deprimida. Así vive la madre de Carmen Martínez Bordiú sus últimos días, tal como afirma su amiga María Dolores Bermúdez de Castro. Ella es la única persona a la que la hija de Franco todavía admite como visita y ha asegurado que su estado es muy triste: "Puede hablar, pero no quiere. Ya no sale de la cama y no recibe visitas".

Desde que los doctores le comunicaran que sufría un cáncer terminal y que sólo le quedaban unos meses de vida, Carmen Franco (91) espera su irremediable final desde su domicilio del centro del Madrid, donde ya no quiere recibir visitas. Tan sólo la de sus hijos, que han preparado una habitación para turnarse las noches con ella, y su amiga María Dolores Bermúdez de Castro, quien no tiene noticias muy halagüeñas: "No quiere comer bocado. Le inventamos todo tipo de comidas ricas, esas cosas que a ella siempre le han gustado, pero no tiene ganas. Tan solo bebe un poquito de agua a buchitos", asegura. "Yo creo que no tiene ganas de vivir, no quiere luchar. Ella disfrutaba mucho de la vida, íbamos al cine todas las semanas, le gustaba ver la televisión, pedía siempre la prensa, pero ahora ni lee los periódicos. Ya no le interesa nada. No pide nada".

Según Bermúdez de Castro, la crudeza de su estado de salud la ha dejado sin esperanzas para luchar: "Si no le hubieran dicho toda la verdad de su enfermedad, podría haber tenido una esperanza y quizá lucharía, pero yo veo que está entregada. Sabiendo la cruda realidad no se esfuerza. Está esperando a que Dios se la lleve, ahora está muy apagada y no sigue las noticias del telediario", desvela.

Al parecer, tanto los siete hijos de Carmen como sus nietos y nueras están muy pendientes de ella. Todos la visitan, algunos a diario, como Luis Alfonso de Borbón, uno de los más afectados por la situación de su abuela: "Ha sido como una madre para él", comenta la amiga de Franco.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin