Actualidad

Cayetano Martínez de Irujo también fumó porros: "Me puse malísimo"

El hijo varón más pequeño de la desaparecida duquesa de Alba ha concedido una amable entrevista en la que rememora algunos de sus recuerdos de infancia y juventud. Entre ellos, el día que probó por primera vez los cigarritos de la risa: "Me puse malísimo".

A pesar de haber nacido en noble cuna y crecer entre palacios, Cayetano Martínez de Irujo (54) también hizo alguna que otra trastada cuando era joven. Él mismo lo ha desvelado en el programa Entre tú y yo, de Carlos Benedito junto a la productora Dos35, emitido este martes en youtube: "Me fumé un porro y me puse malísimo. Lo hice con un amigo anarquista a las puertas del colegio y de repente pasó la policía con la sirena encendida y yo me quedé sin respiración por si me pillaban, por la cosa del qué dirán, la educación estricta, la familia de la que era... Lo cual me vino bien porque no lo volví a hacer", ha dicho entre risas. "Además la sensación esa de estar flotando no me gustó mucho".

El duque de Arjona ha comentado otras anécdotas de su vida desconocidas hasta ahora, como su primer caballo: "Aprendí a montar con un pony que nos había regalado un gitano muy gracioso. El bicho era un cabrón y nos pegábamos unas leches...", ha recordado divertido. Eso sí, asegura que su infancia no fue de color de rosa, como muchos piensan: "Yo nunca me parecí a mis hermanos, era y sigo siendo un chino en una tribu de zulús. No entendía la frialdad del palacio y por qué yo no era como otros niños".

Ha recordado también lo complicada que fue su relación con Jesús Aguirre, el segundo marido de su madre, y también con Alfonso Diez en sus inicios: "La experiencia con Jesús Aguirre fue desagradable para todos y la llegada de Alfonso fue un shock. Cuando mi madre nos dijo que tenía novio fue pintoresco, pero cuando se empeñó en casarse fue una pesadilla al principio". Ahora, él es el único que mantiene un contacto continuo con el viudo de su madre: "Alfonso es buena persona, educado, discreto, inteligente... Fue un gran compañero para mi madre, que estaba bastante sola. Nos vemos una vez al mes por lo menos".

Eso sí, Cayetano no ha dicho ni mu sobre su jovencísima novia, Bárbara Mirjan, ni de sus fotografías en plena noche que no era ella, ni de sus últimos desencuentros con la prensa. Claro que tampoco se lo han preguntado. En cambio, sí ha dicho que se considera padre de cuatro hijos (sus mellizos, Luis y Amina, una mujer con síndrome de Down a su cargo y un todoterreno en África); que no le gustan nada los retratos ("tuve una novia que me hizo uno y me enfadé tanto que la dejé") y que le gustaría ser recordado por su "gran humanidad".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin