elEconomista.es

Mentiras que quisieron colarnos sobre la boda de Ana Boyer y Verdasco: la bola entró

11/12/2017 - 13:03

La revista 'paganini' en la celebración fue lógicamente el único medio invitado a estar presente porque para eso han abonado a los contrayentes el dinero de la exclusiva que veremos este martes. Mientras el semanario llega al kiosco, en su versión digital adelantan un ranking de las 10 fake news de la boda, un listado que recogemos porque es muy entretenido.

1. La boda tuvo lugar en la fecha prevista

La publicación deja claro que el jueves 7 de diciembre a las 3 de la tarde, hora local,  siempre fueron la fecha y hora elegidas para el 'sí, quiero' y desacredita las informaciones que apuntaban a que en el último momento se vieron obligados a alterar sus planes ante la supuesta amenaza de los paparazzi.

2. En el ojo del huracán

No sin cierto sarcasmo en el tono, Hola asegura que "ni borrascas, ni temporales, ni tempestades, ni ciclogénesis explosivas", impidieron que el enlace se desarrollara con normalidad. "El día de la boda amaneció un día precioso en el maravilloso paraíso de Mustique: soleado, con un poco de viento, pero con una temperatura muy agradable: 28 grados de máxima y 26 de mínima". La publicación recuerda que diversas informaciones apuntaban a que un temporal a punto estuvo de dar al traste con los planes de los novios y adelanta que las imágenes que difundirán este martes probarán que así es.

3. Todos se llevan muy bien

También se dijo en diversos medios que las familias no se hablaban y se llegaron a apuntar tensiones entre los Verdasco y la familia de Ana Boyer Preysler. Hola da fe de que  todos se alegraron de verse y "se saludaron con cariño y efusividad". También asegura la revista que los invitados disfrutaron de la cena entremezclados y no en mesas divididas por familias, como se ha dijo, y que en la fiesta incluso bailaron juntos. No desmiente Hola en ningún momento lo adelantado en su día por Informalia respecto a las inexistentes relaciones entre Ana Boyer y sus hermanos por parte de padre, que no estuvieron en la boda, ni se les esperaba.

4. Vivieron 'en pecado' días antes de santificar su unión

Ana y Fernando no tuvieron inconveniente en disfrutar de su amor una semana antes de que su matrimonio tuviera lugar. Se instalaron en ese paraíso dieron rienda suelta a su pasión "en una casa preciosa", exclusiva villa donde recibieron a sus 73 invitados. Situada en uno de los puntos más altos de la isla, cuenta con espectaculares vistas, piscina infinita, siete suites y rodeada de enormes jardines tropicales. 

6. Enrique Iglesias pasó de su hermana pequeña

Es un hecho innegable que Enrique no acompañó a su hermana pequeña en su día más especial. Tan innegable que ni siquiera Hola puede desmentir tan notable ausencia. Eso sí, la revista explica que "nada tiene que ver con la exclusiva de la boda", tal y como se había publicado. La revista adelanta que Ana dará la respuesta oficial y el motivo. La esposa de Verdasco "ha comprendido" a su hermano, al parecer. Otras versiones insisten en que, al margen de las razones que se expongan de modo oficial, a Enrique le gustan menos las exclusivas que a un gato ducharse con agua fría.

7. Elogio del 'padrastro': Mario Vargas Llosa

En la lista de presuntas falsedades y leyendas publicadas sobre la boda que Ana Boyer ha vendido en exclusiva a Hola, el semanario recuerda que se dijo que la novia no quería que el autor de Elogio de la madrastra estuviera en su boda. La hija del fallecido Miguel Boyer se marchó de casa -al menos de facto- más o menos cuando el escritor peruano comenzó a vivir con la viuda del que fuera ministro de Hacienda. La publicación adelanta que veremos en las imágenes que el premio Nobel se sentó en la mesa de los novios y al lado de su mujer, Isabel Preysler.

8. Hay secretos pero la boda no fue secreta

La periodista Paloma Barrientos llegó a asegurar que la boda entre el tenista y la hija de Isabel Preysler ya se había celebrado hace meses. Argumentaba que las leyes de Doha, donde el tenista tiene su residencia por razones laborales, son muy restrictivas y no les permiten amancebarse, o sea, vivir juntos sin estar casados. Hola reconoce que la leyes del país teocrático son estrictas pero desmiente a Barrientos y afirma que la boda se celebró, "tal y como ellos mismos nos cuentan", en Mustique.

9. No les casó Tamara sino un cura que viajó hasta allí desde España

Nadie había dicho que fuera Tamara, de profundas convicciones religiosas, quien les casó. Fue otro amigo quien lo hizo, un amigo que está ordenado sacerdote y que se chupó el viaje de ida y suponemos que el de vuelta para santificar la unión eclesiástica de los contrayentes. No sabemos si es que allí no había curas dispuestos para oficiar o si éste aprovechó unas vacaciones, o si le dieron un buen dinero para misas, o qué. La cuestión es, como asegura Hola, fue un amigo quien celebró la ceremonia religiosa. Y lo hizo en una pequeña iglesia de bambú y no a la orilla del mar como al parecer se había publicado también.

10. Las joyas eran de Suárez, autodiseñadas por la novia

Tal y como nos contó Emiliano Suárez, invitado en La Mustique, las joyas que lució la novia eran de la famosa firma, la que apoyó la madre de la contrayente durante tantos años, antes de que la dejaran marchar para fichar por su competencia, los catalanes de Rabat. Las alhajas que exhibió, elaboradas y firmadas por la empresa de la familia de Emiliano, fueron en cierta medida diseñadas por la propia Ana Boyer, de acuerdo con la versión de Hola, que asegura que la novia estuvo involucrada directamente en su creación, "en un proceso en el que participó activamente". Además, son suyas. No sabemos si porque se las compró, se las regalaron como presente por en enlace, o a cambio de que se haga publicidad de ellas en la propia exclusiva.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0