elEconomista.es

El giro del Pequeño Nicolás: deja su lujosa vida canaria y vuelve a Madrid con sus padres

9/10/2017 - 13:18

La vida de Francisco Nicolás Gómez Iglesias ha vuelto a dar un giro. Tras probar suerte como empresario en Las Palmas, regresó a Madrid, donde vive de nuevo con sus padres, y vive centrado en sus estudios universitarios, un grado en Derecho.

El pequeño Nicolás no deja de sorprendernos. Después de moverse entre las altas esferas del PP, participar en la edición VIP de Gran Hermano y emprender varios negocios de alto standing en Canarias, el joven de 22 años ha regresado a Madrid con sus padres. Parece que su periplo empresarial no ha funcionado tan bien como él esperaba y ha decidido centrarse en sus estudios: "Empecé la carrera de Administración y Dirección de Empresas, pero no me gustaba porque había demasiadas matemáticas, así que me he pasado a Derecho y Estudios Financieros", aseguró él mismo durante la presentación de La Llamada en Madrid.

El pequeño Nicolás ha empezado una nueva vida y busca la normalidad y la tranquilidad: "Estoy muy bien, apenas salgo, mi idea es vivir tranquilo, estar lo más escondido posible. Aunque parezca mentira, nunca quise ser conocido", ha afirmado. Además, el joven ha desvelado que vive con sus padres, que lo hará "hasta que me case" y que ya no quiere saber nada de política.

Hace sólo un año que Francisco Nicolás volvió a los medios de comunicación tras un breve paréntesis para anunciar que había fundado varios negocios en Canarias. Concretamente, una productora televisiva, un restaurante y hasta aceite y ginebra premium. Vivía en un lujoso apartamento en el edificio Woermann por el que pagaba 2800 euros al mes: "Gané mucho dinero en los medios de comunicación y he sabido invertirlo. Reconozco que vivo muy bien", decía entonces.

Todo apunta a que estos prósperos negocios no han funcionado tan bien como él esperaba y se ha visto obligado a renunciar a su feliz vida en Canarias: "Es mucho más tranquila, estoy encantado. Me gustaría que fuera más discreta pero la gente me conoce, es una isla pequeña. Voy los domingos a misa y la gente se hace fotos conmigo, me quieren mucho".

En Madrid, por el contrario, hay quien no le quiere tanto. La Fiscalía ha pedido cuatro años y seis meses de prisión además de una multa de 36.000 euros para él por falsear presuntamente su carnet de identidad para que su amigo, Manuel Avello, hiciera la prueba de acceso a la universidad en la Selectividad de 2012.

Además, el pasado mes de marzo fue procesado junto a otras seis personas por crear una red criminal. Según el auto, el ex concursante de Gran Hermano VIP obtuvo datos confidenciales a cambio de favores para hacerse pasar por un alto cargo del Estado y ofrecer ayuda a terceros a cambio de dinero. Sólo unos días antes, el equipo de letrados que defendía su caso desde el 2014 le comunicó que cancelaban sus servicios y renunciaban a su defensa.







Comentarios 0