Actualidad

Muere Liliane Bettencourt, la mujer más rica del mundo y heredera del imperio L'Oreal

La hija del fundador de la marca de cosméticos L'Oreal ha fallecido la madrugada de este jueves, según ha informado su hija a través de un comunicado a la prensa. Este año, la revista Forbes la había colocado en el número uno del ranking de las mujeres más ricas del mundo, con un fortuna que supera los 33 millones de euros.

"Liliane Bettencourt murió esta noche en su domicilio. Habría cumplido 95 años el 21 de octubre. Mi madre se fue en paz", ha dicho su hija, Françoise Bettencourt Meyers, en un comunicado difundido por los medios franceses. En los últimos años, madre e hija habían protagonizado más de un enfrentamiento judicial por la fortuna que tenía. Junto con sus hijos, Liliane es la dueña del 33% de la empresa de cosméticos, donde trabajó desde los 15 años y para la que tomó grandes decisiones estratégicas que la posicionaron tan alto en el mercado.

Desde que su padre falleció, en 1957, hasta 2012, había estado al frente del negocio familiar. El alzhéimer (casualidades de la vida, ha muerto el Día del Alzhéimer) que sufría Bettencourt desde hacía años hicieron que se retirase de la vida pública, llegando incluso a estar bajo tutela familiar por la orden de un juez, ya que sospechaban que algunas personas de su entorno se estaban aprovechando de su fortuna debido a su estado.

Si en su juventud, su belleza y su enorme fortuna eran lo más comentado en su entorno, en la última década sus escándalos familiares y problemas judiciales han sido los protagonistas. En el ámbito familiar, su hija Françoise Bettencourt recriminó al íntimo amigo de su madre, el fotógrafo François-Marie Banie, haberse enriquecido con más de 1.000 millones de euros. Incluso personajes políticos se vieron salpicados por estos enredos judiciales. Fue el caso del expresidente francés, Nicolas Sarkozy, quien fue imputado en septiembre de 2013 por haber recibido financiación ilegal para su campaña de parte de Bettencourt, acusación de la que quedó exento.

No obstante, en este duro momento, han querido dejar a un lado los problemas y han aprovechado para expresar la confianza en la empresa. "En estos dolorosos momentos para nosotros, quiero reiterar, en nombre de nuestra familia, todo nuestro compromiso y lealtad a L'Oreal y renovar mi confianza en su presidente Jean-Paul Agon y sus equipos en todo el mundo", ha dicho su hija. Desde la propia compañía han lamentando la muerte de la francesa: "Era una gran dama de la belleza que ha dejado una huella que no se olvidará", declaraba el presidente, Agon.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin