Actualidad

Doña Letizia y su tono de piel blanco llamaron la atención en el posado de Marivent

  • La cara B del evento

Llamó la atención a los informadores presentes en Marivent este lunes el tono de piel de la reina, muy blanco a estas alturas de verano, y más en comparación con el buen tono de sus hijas, y no digamos de don Felipe, en la isla desde el jueves, donde ha navegado en el Aifos, buque con el que compite en la Copa de Vela que lleva su nombre, y en una yate. Leonor también navegó este fin de semana por la isla de Cabrera junto a su padre y su abuela, la reina doña Sofía, los hijos de la infanta Cristina y de Iñaki Urdangarín y dicen que su primo Froilán. Algunas fuentes apuntan también a la presencia de la infanta Sofía. Letizia en cambio llegó a Mallorca este lunes, retrasando una vez más y sin explicación conocida que su apego por la isla o tal vez por la navegación no son sus pasatiempos favoritos. El silencio oficial despierta la rumorología o al menos los interrogantes: ¿quería Letizia mantener su costumbre de pasar contar con el fin de semana libre de compromisos oficiales? ¿Quiere mantener las distancias con los Urdangarin o Marichalar? La cuestión es que el hecho de que la esposa del Rey llegue más tarde a la isla que su familia se ha convertido en una costumbre y en una polémica. Por no hablar de la sensación de disgusto que desprende la afición de la mujer del monarca por las comparecencias breves en actos como el de este lunes.

La tradicional imagen veraniega de los reyes y sus hijas en el palacio de Marivent de este lunes fue apenas una aparición fugaz. Felipe VI y su familia eligieron para esta ocasión la parte baja de los jardines de la residencia, la zona del jardín que se ha abierto al público y donde hay unas esculturas de Joan Miró.

El problema del espacio se hizo patente porque el centenar largo de periodistas acreditados no cabían entre las esculturas de Miró y las plantas rincón. Fue por eso que finalmente Sus Majestades y las niñas posaron en la fachada del palacio.

La puntualidad del monarca, su mujer y sus hijas no compensó la excesiva brevedad del acto. Los reyes apenas tuvieron tiempo de saludar a todos enviados que cubrían el evento. Más tarde, el soberano y los suyos escenificaron para las fotos un desplazamiento hacia la escalera lateral del palacio para desaparecer por la puerta de esa escalera. El rey fue el único que se volvió para decir: "Buen verano a todos". Fin del cuento.

Se puede añadir por ejemplo que Sofía está mucho más alta que el año pasado, y le saca a su hermana mayor varios centímetros. O contar la vestimenta elegida para posar: la reina optó por un básico veraniego, un pantalón blanco de Massimo Dutti, y camiseta sin mangas, amarilla por arriba, con rayas en azul y blanco abajo, cerrada a los lados con cordones amarillos y firmada por Mango. El homenaje de Letizia a la comunidad que la acogía lo hizo calzando unas menorquinas de RIA.

La princesa Leonor también rindió pleitesía a la moda balear con su vestido blanco: estilo ibicenco, de Mango Kids, a juego con unas sandalias de tiras de Gioseppo. Sofía optó por un vestido de Nanos azul marino con estrellas blancas y encaje y unas preciosas sandalias de esparto en color plata. El rey también eligió como su esposa pantalón blanco, y complementó su look veraniego con una elegante camisa en tonos azules.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin