Actualidad

Pilar Abel, la supuesta hija de Dalí: "Él preguntaba a mi madre si yo era su hija"

  • Cuando se la encontraba por la calle

Pilar Abel Martínez, tras varios años en una dura batalla legal por el reconocimiento de la paternidad del artista, y tras conocerse la noticia de la exhumación del cadáver, ha decidido defenderse de todas las acusaciones y responder al que fuera el forense que enterró al genio de Figueras fallecido en 1989.

Esta tarotista nacida en Girona ha decidido hablar sobre su lucha de diez años para ser reconocida legítimamente como hija del pintor. "Llevo desde 2007, tuve tres abogados, que no me salieron muy bien. Me he hecho tres pruebas de ADN de las que no me han dado resultados", declaraba.

La primera prueba se realizó en julio de 2007 mediante una máscara de yeso del artista al poco tiempo de morir y de donde se pudieron obtener restos de piel y cabellos. "La máscara me fue entregada a través de segundas y terceras personas. Yo no vi a la persona que me entregó la máscara, se la entregó a la dueña de una tienda en la que yo trabajaba, en una caja roja de zapatos", narraba Pilar.

Pero el que fuera embalsamador del cuerpo de Dalí, Narcís Bardelet, aseguraba en una entrevista que el pintor "seguro que no para de reírse en su tumba" y desmentía rotundamente la existencia de esa máscara que nombra Pilar. "Es como el monstruo del lago Ness, que nadie ha visto", bromeaba Narcís. Además, el forense instaba a que se analice primero el ADN de la persona que aparece en los documentos como padre de Pilar Abel.

La supuesta descendiente del referente del surrealismo no solo respondió a Bardalet, sino que sigue defendiendo la existencia a de dicha máscara, a pesar de los inconvenientes y confusiones en torno a la investigación: "No sé de qué habla el señor Bardalett, pero él sabe perfectamente que tiene mucho que callar. La justicia dirá por qué está citado" y añadía: "Menos mal que tenía la foto en el móvil, de hecho, se ve hasta el pelo del bigote".

La segunda prueba de ADN fue ejecutada a los pocos meses de la primera dentro del despacho del mismo biógrafo de Dalí, Robert Descharnes, para cotejar las diferentes pruebas que conservaba su colaborador pero tampoco se llegó a a buen puerto. "Yo sé quién es el portador de la otra parte de la máscara, pero me lo guardaré para el juzgado", zanjó Pilar.

También habló de su infancia y anécdotas en torno a su presunto padrer: "No llegué a hablar con él pero sí a verlo. Mi madre me dijo que cuando íbamos por la calle él me tocaba la cabeza, y preguntaba si era su hija".

Ante toda esta batalla legal a la que se enfrenta, Pilar terminó reclamando conocer su identidad y quiso agradecer a los jueces la decisión de llevar a cabo la indagación biológica. "Soy la hija de Dalí, este señor que no venga con cuentos por la máscara", concluyó en el programa de televisión. Afirma que no es el dinero su prioridad aunque la herencia del genio le reportaría posiblemente una suculenta fortuna.

Tras la demanda interpuesta por la supuesta hija de Salvador Dalí, la juez encargada del caso ha determinado un auto para exhumar su cadáver y realizar una prueba de ADN que reconozca dicha paternidad. Según este requerimiento, la hija ilegítima pide a la familia Dalí y su fundación los plenos derechos sobre las obras del autor y el privilegio de continuar llevando su apellido.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin